El 2023 ha sido el año más violento para la Policía Nacional de Ecuador en la última década. 85 policías han sido asesinados.

Según información que maneja la propia institución el 85% de los asesinatos a uniformados se han registrado en la región Costa.

El sábado 25 de noviembre, en Buena Fe, provincia de Los Ríos, al agente Jordy Vargas Vera, de 21 años, lo hallaron sin vida.

Su cadáver se encontraba en medio de la maleza, en el sector El Rocío.

El agente policial recibió varios tiros en la cabeza. Junto al cadáver quedó la moto en la que se movilizaba.

Un día antes, el viernes 24 de noviembre, al cabo primero Edilson Jaramillo Castillo lo asesinaron en Machala mientras conducía un carro policial.

El gendarme, de 33 años, acudió junto a un compañero a atender una denuncia por escándalo público.

Luego de lograr que un hombre borracho abandone la vía pública y vaya a su domicilio, cuatro sujetos atacaron el vehículo.

Jaramillo murió de inmediato y su colega resultó herido. Se conoció que los asesinos se transportaban en dos motos.

El martes 21 de noviembre, a otros dos uniformados los asesinaron en pleno centro de Guayaquil.

Héctor Barroso, de 27 años, quien tenía rango de cabo segundo; y Danny Guanín, de 22 años, con rango de policía, murieron tras recibir varios balazos.

El 16 de noviembre, en La Garzota, en el norte de Guayaquil, al cabo Luis Miguel Chango Espín, de 32 años, lo mataron a golpes y tiros.

Estos son algunos de los casos de los 85 policías asesinados en los últimos días.

Falta algo más de un mes para que termine el 2023 y este año se  convierte en el más violento para la Policía Nacional.

En 2022, a 75 agentes los asesinaron. En 2021 fue una cifra similar. Mientras que, en 2020, hubo 68 víctimas; y en 2019 fueron 50.

La Policía Nacional está conformada por alrededor de 58 mil miembros a nivel nacional.