Actualizado hace: 2 minutos
Tecnologìa
Residuos orgánicos se convierten en combustible

Hasta ahora la basura orgánica y los desechos vegetales o cárnicos no producían un beneficio palpable y se echaban a la basura.

Lunes 18 Enero 2016 | 04:00

¿Qué ocurriría si todos esos desperdicios, que alcanzan un volumen considerable en muchos hogares, pudieran reconvertirse en combustible para cocinar o productos para ayudar a crecer a plantas, todo ello sin salir de casa y en un espacio mínimo?.

Es lo que propone una empresa israelí que ha desarrollado un sistema casero capaz de recibir seis litros diarios de desperdicios de comida o 18 litros diarios de estiércol de animal, y transformarlos en un combustible limpio para cocinar o en un abono orgánico para fertilizar la tierra y los jardines.
Además de restos de frutas y verduras, esta unidad denominada HomeBiogas -HBG- admite desperdicios que no suelen recomendarse para el compostaje casero destinado a obtener abono natural a partir de desechos orgánicos, sobre todo vegetales,  ya que es capaz de recibir carnes, productos lácteos y los desechos producidos por las mascotas, según la revista ‘TreeHugger’.
En promedio, una unidad de HomeBiogas produce a diario, y con seis litros/kilos de desechos, el suficiente gas para cocinar durante una a tres horas o más, “lo necesario para tres comidas”, según HBG.
Sin electricidad. Este sistema no usa electricidad, ya que son bacterias las que convierten los desechos en gas y fertilizante, y es ideal para funcionar en los climas cálidos, en las regiones del mundo donde hay un promedio de 17/18 grados centígrados, entre el día y la noche, ya que por debajo de esa temperatura la actividad bacteriana y la producción de gas decrecen, según la compañía.
El funcionamiento de la unidad, cuya estructura básica está construida con plásticos de alta resistencia desplegados alrededor de un armazón metálico rígido, es muy sencillo.
La basura se echa al tanque a través de sumidero o tolva situado en la parte superior de uno de sus lados, y se acumula en una piscina hermética o digestor anaeróbico, ubicada en la parte inferior dentro de la unidad, donde va fermentando y descomponiéndose a lo largo de los días sucesivos.
Este proceso llamado biodigestión, y que requiere el agregado periódico de agua (que puede ser de desecho), produce el biogas que, tras pasar por un filtro, se almacena en un tanque flexible y desde allí pasa a la tubería que lo conduce a la casa y, por otra parte, el fertilizante líquido, que se aloja en un depósito lateral desde donde puede recolectarse en botellas o envases.  
Ron Yariv, gerente de marketing de HomeBiogas explica a Efe los principales beneficios de este sistema para el medio ambiente, desde Beit Yannay, Israel.
“Cada unidad evita la emisión del equivalente a 6 toneladas de dióxido de carbono por año, aproximadamente la misma cantidad liberada por un coche”, señala Yariv.
Según este experto, una de las emisiones más peligrosas para la atmósfera son los denominados ‘gases de vertedero’ los cuales se generan cuando la basura orgánica se lleva a los vertederos y allí libera gas metano al descomponerse.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

RECOMENDADAS PARA TI:

Tendencias

Suscríbase al newsletters

Recibir noticias

Impreso | Miércoles 28 Septiembre 2016

Impreso Miércoles 28 Septiembre 2016
Compartir en
Compartir en