Actualizado hace: 7 minutos
Internacionales
El Senado de EE.UU. aprueba Ley de Salud
Activistas realizaron una vigilia para exigir a los parlamentarios una reforma sanitaria. Los manifestantes se concentraron cerca del Capitolio, el 8 de diciembre.

La reforma obtuvo 60 votos a favor. Tres debates más se realizarán esta semana. El definitivo será en Nochebuena.

Lunes 21 Diciembre 2009 | 21:46

Luego de que la  Cámara Baja de EE.UU. dio luz verde a    su  proyecto de Ley Sanitaria el pasado 7 de noviembre, el Senado se encamina a proceder de igual forma con su   reforma del sistema sanitario después de aprobar, la madrugada de ayer,  una moción de procedimiento que da vía libre a la legislación.

La medida, que obtuvo los votos necesarios para evitar las tácticas dilatorias de los republicanos, fue aprobada por 60 votos a favor y 40 en contra, con lo cual casi garantiza que los parlamentarios la aprueben  en esta misma semana.
El Senado cuenta con 58 demócratas, dos independientes y 40 republicanos. Otros dos votos de procedimiento para cerrar definitivamente los debates sobre la reforma están previstos para hoy y mañana. El voto final podría así tener lugar el jueves en la noche, en vísperas de Navidad.
Sin esperar ese momento, Obama felicitó a los senadores: “Estados Unidos desmontó una intervención que buscaba bloquear la votación final para la reforma del sistema de salud y anotó una gran victoria para el pueblo estadounidense”.
“El Senado nos ha acercado a una reforma que representa una diferencia tremenda para familias, ancianos, empresas y el país en su conjunto”, añadió.
Según la oficina del Presupuesto del Congreso (CBO), el proyecto de ley reduciría el déficit estadounidense en 132.000 millones de dólares en diez años, sobre todo permitiendo economías en dispositivos como el seguro contra enfermedad para los ancianos (Medicare).
La iniciativa permitirá que los cerca de 30 millones de ciudadanos que carecen ahora de un seguro médico puedan contar con él.  Además, prohibirá algunas prácticas que esgrimían las empresas de seguros para negar los beneficios de la cobertura de las pólizas, como los problemas de salud preexistentes.    Esa prohibición tendría efecto inmediato para los niños, y se extendería a todos para 2014. 
El proyecto de ley, cuyos beneficios excluyen a los 12 millones  de inmigrantes ilegales, también impone más límites a los beneficios de estas compañías. La versión definitiva que maneja el Senado ha eliminado el establecimiento de un seguro sanitario público, conocido como "opción pública", que compitiera con el sector privado, una posibilidad que sí contempla el proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes.
En su lugar, se permitirá a las aseguradoras privadas  ofrecer planes de cobertura en todo el país, en lugar de estar sometidos a regulaciones de cada estado.
Una vez que el Senado, como todo parece apuntar, apruebe su versión tendrá que armonizarla con la medida que ya aprobó el mes pasado la Cámara de Representantes antes de poder enviar el proyecto de ley definitivo a la Casa Blanca para su promulgación y   lograr así la mayor reforma de su tipo en 4 décadas. Los demócratas esperan hacerlo antes del discurso de Obama sobre el Estado de la Unión a fines de enero o principios de febrero.
 Sin embargo, se esperan conflictos dentro de las filas demócratas en torno de las nuevas y severas restricciones al dinero federal para el subsidio de abortos, y a la decisión del Senado de retirar una opción pública con respaldo del gobierno para competir con las aseguradoras privadas. Eso hizo que el presidente de la Unión Internacional de Empleados de Servicios, Andy Stern, criticara el proyecto de ley por considerar que se quedaba corto de lo que su poderoso gremio esperaba sobre la reforma de salud.
Además,  la disparidad de las propuestas de una y otra cámara anticipa un proceso que podría complicarse. Si en el Senado los demócratas tienen los votos justos, en la Cámara de Representantes apenas lograron un margen de diez escaños. Cualquier cambio en cualquiera de las dos versiones puede representar para el liderazgo demócrata perder el apoyo de algún legislador imprescindible, lo que obligaría de nuevo a largas negociaciones.
En este sentido, el congresista demócrata Raúl Grijalva manifestó  ya que no podrá apoyar una medida que sea más parecida a la versión del Senado que a la versión de la Cámara de Representantes.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala