Actualizado hace: 14 minutos
Internacionales
Crisis, elecciones y narcotráfico empañan ecuador del mandato de Calderón

El "ecuador" del mandato del presidente mexicano Felipe Calderón se vio empañado en 2009 por la creciente ola de violencia del crimen organizado, que causó unos 7.000 muertos, por una recesión económica cercana al 7 por ciento y por la pérdida de la mayoría en las elecciones legislativas de julio.

Martes 15 Diciembre 2009 | 09:13

El gobernante, que acabará su mandato en 2012, vio además cómo la pandemia de la gripe A hería de gravedad al sector turístico y originaba una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de más de medio punto, además de provocar varios cientos de muertos.

Entre abril y junio, en los primeros meses de esta pandemia, el turismo, segunda actividad económica de México tras el petróleo, cayó un 45 por ciento, según un estudio realizado en esos días por el BBVA.

Las evidencias de la caída económica obligaron al Banco de México a adecuar sus primeras estimaciones, que calculaban una recesión del 3 por ciento, a las de otros organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y reconocer que el desplome sería del entorno del 7 por ciento, el mayor de los países de la región.

A la recesión se sumó además una caída de los ingresos petroleros en un 24 por ciento, un recorte de las exportaciones del 30 por ciento y un desempleo que superó al 6 por ciento de la Población Económicamente Activa.

Sin embargo, la mejora económica en Estados Unidos, hacia donde México destina el 80% de sus exportaciones, permitió que la economía se anotara en el tercer trimestre del año una subida del 2,9 por ciento y dibujó unas previsiones más halagüeñas para el próximo año, con una subida estimada del PIB del 2,5 al 3 por ciento, según el banco emisor.

Junto al batacazo económico, México vivió en 2009 uno de los años más sangrientos debido a la acción del crimen organizado que dejó cerca de 7.000 muertos en todo el país a causa de la guerra por controlar las rutas de la droga hacia Estados Unidos.

Los sicarios del Cártel de Sinaloa, de Tijuana, de Juárez, del Golfo y La Familia Michoacana pusieron en jaque a los más de 40.000 soldados y 20.000 policías desplegados por las calles de muchos estados mexicanos.

Según reportes periodísticos, desde la llegada al poder de Calderón en 2006, los asesinatos relacionados con el crimen organizado superaron los 15.000, si bien el mandatario sostiene que el índice de crímenes por cada cien mil habitantes en México es inferior al de Colombia, Venezuela, El Salvador o Guatemala.

Para justificar la presencia del Ejército, las autoridades mexicanas afirman que muchos de los 400.000 policías estatales y municipales han sido infiltrados por el narcotráfico.

Pero la corrupción llegó también a otros niveles estatales y el organismo Transparencia Internacional otorgó a México la peor calificación en cuanto a percepción de la corrupción en el sector público desde 2001 con una nota de 3,3 puntos sobre un ideal de 10.

A mitad de año Calderón y su formación, el Partido Acción Nacional (PAN), sufrieron un fuerte revés político al perder la mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones legislativas que dieron el triunfo al Partido Revolucionario Institucional (PRI), en la oposición desde 2000.

Todos los analistas coinciden en que la victoria priísta dificultará los tres años de gobierno que le restan a Calderón que puede ver modificadas cualquiera de sus propuestas, como ocurrió a fines de este año con la Ley de Ingresos y Egresos del Estado.

En la tramitación de esta ley el gobierno de Calderón hubo de acceder a los deseos del PRI de limitar la subida de impuestos inicialmente propuesta que quedó finalmente en un alza de un punto del IVA y de dos puntos en el impuesto sobre la renta.

La aprobación de estas medidas enfrentó a Calderón con los empresarios, a los que el mandatario criticó por pagar pocos impuestos, que cifró en sólo el 1,7% de sus ingresos totales.

Precisamente la limitada flexibilidad fiscal del país, junto a su alta dependencia de los ingresos petroleros, llevó también a la agencia internacional calificadora de riesgo Fitch Ratings a reducir la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera de México.

A tres años de dejar el poder, Calderón hizo un balance optimista de la mitad de su mandato y en entrevista con Efe resaltó los logros de su gobierno en 2009, como el haber sorteado la crisis económica y la epidemia de gripe A, enfrentar a los cárteles de la droga y superar la peor sequía que ha sufrido el país en los últimos años.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala