Actualizado hace: 25 minutos
Filipinas
21 personas, entre ellas políticos y periodistas, decapitadas en Filipinas

El Gobierno de Filipinas ha declarado el estado de excepción en la provincia sureña de Maguindanao después de que al menos 21 personas han sido hoy decapitadas por hombres armados por una aparente disputa política relacionada con las candidaturas a las próximas elecciones provinciales, previstas para mayo, según informan fuentes militares. Las mismas fuentes del Ejército temen que las víctimas podrían ser la mayoría políticos locales y periodistas.

Lunes 23 Noviembre 2009 | 12:52

Alrededor de 100 hombres armados han irrumpido esta mañana en una oficina de la Comisión Electoral en la provincia de Maguindanao, a 950 kilómetros al sur de Manila en la isla de Mindanao, y han introducido a 30 personas a punta de pistola en furgonetas, que trasladaron a una zona montañosa, según un portavoz del Ejército filipino. Poco después, antes de la llegada del Ejército, al menos 21 de los capturados han sido decapitados, según fuentes militares.

El teniente coronel Romeo Brawner ha comunicado que habían hallado los cuerpos de 13 mujeres y ocho hombres entre ellos abogados, periodistas, y la mujer y otros familiares de Ibrahim Mangudadatu, vicealcalde de la ciudad de Buluan. "Creemos que hay más cuerpos enterrados", ha añadido Brawner, que ha lamentado: "Las muertes ocurrieron antes de que nuestras tropas llegaran al lugar".

El secuestro masivo y los posteriores asesinatos se deben a una disputa política entre distintos candidatos locales. La mujer de uno de Ibrahim Mangudadatu planeaba presentar las candidaturas de su marido en la oficina electoral cuando llegaron los asaltantes. Iba acompañada de dos abogados y varios periodistas.

Lucha entre clanes

El sur del país es caldo de cultivo de luchas políticas entre clanes. De hecho, muchos políticos que presentan sus candidaturas tienen sus propias guerrillas armadas privadas. Las elecciones en Filipinas suelen estar marcadas por la violencia, donde las fuerzas de seguridad se enfrentan a rebeldes comunistas y milicias islamistas.

Los pistoleros eran mercenarios a sueldo del gobernador, Andal Ampatuan, conocido en la zona como El Padrino y uno de cuyos hijos estaba al mando de la operación, según fuentes militares. Algunos de los sicarios estaban empleados como escoltas y guardas de seguridad por la familia Ampatuan, cuyo patriarca quería impedir que Mangudadatu le disputase el puesto en las elecciones del próximo mes de mayo, afirmó el teniente coronel Romeo Brawner.

Desde hace años, los Ampatuan y los Mangudadatu llevan enzarzados en una disputa de clanes en la que hasta ahora casi siempre se ha impuesto la familia del gobernador, que tiene cuatro mujeres y 30 hijos en su calidad de datu o jefe tribal en el sur musulmán de Filipinas. Ampatuan acusa a Mangudadatu de haber ordenado el asesinato de dos de sus hijos en 2002, mientras éste lo niega y le implica directamente en el asesinato de su esposa.

"Violencia sin sentido"

La presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo, ha prometido actuar con prontitud y capturar a los responsables de la matanza. El presidencial Jesús Dureza, quien había recomendado poco antes al Ejecutivo la adopción del estado de excepción, ha dicho: "Debe terminar esta violencia sin sentido (...) todo el mundo debe ser desarmado".

El proceso electoral para los comicios del 10 de mayo de 2010 comenzó la semana pasada con el registro de las candidaturas para cerca de 18.000 cargos nacionales y locales. En febrero se iniciará la campaña para la elección de presidente, vicepresidente y 12 escaños en la Cámara Baja del Parlamento. La campaña para la elección de los cargos locales y para los aproximadamente 300 escaños de la Cámara Alta comenzará a finales de marzo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala