Actualizado hace: 2 horas 19 minutos
EDITORIAL
¡Fascinante! (Jorge Bello M.)

La elección del presidente los Estados Unidos de Norteamérica es distinta.

Viernes 14 Noviembre 2008 | 21:25

Cuando comento con amigos que, legalmente, el 2 de noviembre no se eligió al presidente de ese país, y que aquello recién ocurrirá el próximo 15 de diciembre cuando reglamentariamente los 538 delegados del Colegio Electoral (dos Senadores por Estado y 435 Congresistas, repartidos proporcionalmente, más tres del Distrito de Columbia) lo hagan; no me lo creen, y hasta afirman que estoy equivocado. No es conocido comúnmente cómo funciona una elección indirecta. Hasta hoy, el senador Barack Obama es sólo el virtual presidente de USA y nadie discute la inminencia de su elección legal en diciembre. 5.300 millones de dólares costó la contienda, 1.000 más que en el 2004; 961 millones de dólares recaudaron los candidatos entre enero y septiembre de 2008 ; no solo hubo dos candidatos a la presidencia sino catorce, entre ellos mujeres; los candidatos deben inscribirse por Estado y excepto los renombrados McCain y Obama, muchos sólo lo hacen en un Estado o pocos, como es obvio, la mayoría de estos personajes se inscribe por figuración y la autocomplacencia que les significará decir que fueron candidatos a presidente de Estados Unidos de Norteamérica y no para ganar ni pujar. No hay un padrón único nacional ni un organismo nacional que organice o regule el proceso. Estuve en Washington D.C. el 2 de noviembre, día que el mundo calificó como histórica la virtual elección de un negro como presidente de un país estigmatizado de racista. Fui a conocer el sistema electoral estadounidense pero sobretodo a estudiar, analizar y aprender del diseño estratégico de las campañas electorales y una de las conclusiones de los expertos allí reunidos es que esta campaña fue sencillamente ¡fascinante! Para el mundo de la consultoría y la comunicación política la campaña de Barack Obama fue impecable en su diseño estratégico: “Un candidato del siglo XXI con una estrategia y mercadotecnia del siglo XXI” (you tube). La mejor campaña electoral jamás vista. La tecnología, más precisamente, el Internet fue el principal aliado de la campaña ganadora, tres millones cien mil aportantes en línea (Internet) , ninguno de ellos con más de dos mil trescientos dólares, la mayoría de cinco, diez y veinte, se volvieron promotores, voluntarios, voceros y animadores de la campaña. Allí estuvo el secreto de la maquinaria y no en el Partido Demócrata cuyas estructuras aún se resistían a Obama; el combustible es innegablemente la contundencia del verbo, oratoria, presencia, carisma o personalidad del candidato. El mensaje fue el cambio (Change) esperanza y acción. Otro mito vencido es: sólo con esperanza y sin programa no se puede llegar. Una conclusión más: en esta campaña nada fue casual, hubo y funcionó la planificación estratégica al milímetro ¡fascinante!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala