Actualizado hace: 39 minutos
Marcelo Farfán Intriago / farfanmarcelo@yahoo.com
La resistencia

Quiénes hemos leído la Constitución aprobada por Referéndum en septiembre de este año, podemos decir que en materia de derechos ésta supera a la aprobada por la Constituyente del 5 de Junio de 1998. Pero no es tanto por la cantidad de derechos a las ciudadanas y los ciudadanos que se otorgan, sino también lo novedoso y peligroso a la vez como es el derecho a la resistencia.

Miércoles 12 Noviembre 2008 | 20:18

El artículo 98 de la nueva Constitución dice: “Los individuos y colectivos pueden ejercer derecho a la resistencia frente a acciones u omisiones del poder público o de las personas naturales o jurídicas no estatales que vulneren o puedan vulnerar sus derechos constitucionales y demandar el reconocimiento de nuevos derechos”. Si el artículo 1 de la nueva Constitución señala que el Ecuador es un estado constitucional de derechos y justicia, es contradictorio conceder a la ciudadana y al ciudadano el derecho a resistirse a las acciones o disposiciones de las instituciones públicas. Todos los actos de la administración pública se presumen legales al ser dictados por persona que tienen competencia para hacerlo. Su ilegitimidad o ilegalidad solo puede ser declarada primero por las propias autoridades administrativas cuando ejercen el control difuso de las normas constitucionales y segundo por las jueces y los jueces cuando se ejerce el control de la legalidad de dichos actos. Al concederse el derecho a las ciudadanas y los ciudadanos, de manera individual o colectiva para que ejercitando su discrecionalidad acepten o no el cumplimiento de una disposición de la administración, es eliminar los principios básicos de ejecutoriedad y ejecutividad de que están revestidos dichos actos por mandato de la Constitución y la ley. Imaginémonos al Comisario de Salud disponiendo la clausura de un local de comidas que no tiene las condiciones adecuadas de higiene; al Servicio de Rentas Internas clausurando un local por incumplir con las leyes y reglamentos tributarios; al Director de Obras Públicas de un Municipio ordenando el rompimiento de una calle para realizar la reparación del alcantarillado o del servicio de agua potable; a la Directora de Educación disponiendo la sanción de profesores por no acudir a cumplir sus labores o no cumplir el horario respectivo de trabajo. En todos los casos mencionados ahora imaginémonos que cualquiera de esos ciudadanos o ciudadanas, de manera individual o colectiva, argumentan que las decisiones de aquellas autoridades se encuentran vulnerando sus derechos constitucionales y por lo tanto rompen los sellos de clausura, no permiten el rompimiento de la calle o no acatan la sanción por incumplir sus labores. Dicha conducta conforme al artículo 98 de la Constitución es normal, correcta y adecuada, por lo que no puede ser objeto de ninguna sanción Posiblemente cuando se den estos casos comprenderemos que existió exageración al legalizarse las acciones de hecho apartándose del ordenamiento jurídico.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala