Actualizado hace: 11 minutos
Editorial
Desaparecen los capellanes

Cuando el cuerpo es afectado por una enfermedad, la lógica nos deriva al médico; y cuando el espíritu decae, hay que buscar remedio y fortaleza en otros especialistas.

Lunes 03 Noviembre 2008 | 19:50

En Portoviejo, el antiguo hospital regional contaba con su capellán, un sacerdote quien asistía espiritualmente a quienes así lo requerían; inclusive, oficiaba misas a la que asistían enfermos y el personal que laboraba en la casa de salud. La labor del religioso tenía un horario todos los días de la semana. En él buscaban reconfortarse los enfermos y sus familiares. De un tiempo acá, el capellán ha ido desapareciendo, no sólo del hospital de Portoviejo, sino de las casas de salud de toda la provincia, como los hospitales de Manta, Jipijapa y Chone. En Portoviejo, ni el hospital provincial ni el hospital del Seguro Social ni el de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer tienen actualmente un capellán y los enfermos que tienen sus creencias muy arraigadas no saben qué hacer para asistir a los oficios religiosos, sobre todo los domingos. Pero la ausencia de los capellanes se nota también en entidades que antes sí los tenían, como el antiguo Grupo de Caballería y la Policía Nacional, donde se oficiaban actos religiosos de manera regular. Otras confesiones religiosas, aparte de la católica, llegan con su personal para visitar a los enfermos, pero de manera esporádica. Llama la atención que en Manabí, donde la religión predominante es la católica, ya no se encuentren a estos sacerdotes en los lugares donde el espíritu se ve afectado por las enfermedades del cuerpo. La jerarquía de la Iglesia provincial debe, debería, retomar esta actividad para consuelo de los afligidos. "La jerarquía de la Iglesia provincial debe debería retomar esta actividad"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala