Actualizado hace: 38 minutos
difuntos
El feriado se vivió en familia

Ayer al celebrase el día de los difuntos los cementerios en los cantones manabitas fueron los lugares más visitados por las personas, quienes aprovecharon la oportunidad para reencontrase con familiares que llegaron de otras ciudades del país.

Lunes 03 Noviembre 2008 | 18:05

La jornada estuvo llena de recuerdos nostálgicos frente a las tumbas. En el cementerio general de Portoviejo, por ejemplo, hubo masiva presencia de la gente que buscaba el mejor espacio para velar a los suyos. Como es tradición de cada año se brindaron cinco misas. El padre Servio Toala resaltó la importancia de reflexionar en vida sobre los buenos actos y no esperar ir a las sepulturas para arrepentirse o pedir perdón. Manuel Cedeño fue una de las miles de personas que coparon el camposanto. Él llego junto a sus familiares para decirle presente a su suegra, hija y madre que fallecieron. En el cementerio general de Jipijapa también llegaron numerosos grupos familiares que viven en otras ciudades, principalmente en Guayaquil. La jornada fue aprovechada por vendedores ambulantes de corviches, empanadas, refrescos, helados, pastelillos y otros productos, que de ordinario laboran en las calles. Rumaldo Loor del sitio La Chorrera de la Parroquia Canuto llegó temprano para velara su madre y dos hijos, dijo que cada año comparte con sus seres queridos unos momentos de reflexión, en su rostro se notaba la nostalgia al recordarlos . En Tosagua el párroco del lugar al igual que el de Chone dieron misas campales en recordación a la fecha. Un operativo combinado entre la fuerza pública, policía metropolitano y la Cruz Roja Cantonal resguardaron la jornada de ayer en los tres cementerios. La fecha del feriado fue propicia para que familiares y amistades se reencuentren ya que muchos de ellos están radicados en otras ciudades. En el cantón Santa Ana el panorama fue similar, decenas de personas acudieron al campo santo para demostrar afectos a sus seres queridos ausentes de mil maneras, orando, cantando o entre familiares y conocidos, realizando remembranzas de algunos hechos transcurridos, ya sea en vida o después de la partida. Es el tiempo en el cual las familias se encuentran en su totalidad, pues algunos vienen desde otras ciudades, pasando horas enteras frente a las tumbas, tratando de recuperar el tiempo en el que no han entregado una ofrenda. Ya en el cantón Sucre un día fresco con una temperatura agradable, permitió que los visitantes del Cementerio General de Leonidas Plaza, llegaran, aunque en menor número que en otros años. Los puestos de flores, de comida y un Discjockey contratado por la municipalidad, que entonaba música gregoriana, daban la bienvenida a los familiares de los difuntos. Manuel Véliz, morador de Leonidas Plaza, comentó que en años anteriores, este cementerio se destacaba por ser uno de los mejores y que con la presencia devastadora del fenómeno de El Niño, este camposanto ya no es el mismo. Así Manabí celebró el feriado, en familia y entre recuerdos de sus seres queridos que ya no están.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala