Actualizado hace: 17 minutos
SOCIEDAD
Los rezos y las velaciones se trasladaron de lugar
DEVOCIÓN Cuando los rezos de las nueve noches se realizan en la iglesia hay más devoción en los creyentes, aseguran muchos

"Señor, me has mirado a los ojos, sonriendo has dicho mi nombre...", decía la canción que entonaba el coro en el velatorio de Blanca Intriago.

Domingo 02 Noviembre 2008 | 20:13

Sus hijos escuchaban con dolor y con lágrimas en los ojos, su hija Martha decía: "Yo no quería que vinieran cantantes". Pero la opinión de Martha es contraria a la de muchas personas que hoy en día optan por contratar los servicios de un coro en el velatorio de un familiar. Y es que las tradiciones en cuanto a los rituales funerarios han cambiado en la sociedad. Por ejemplo, la tradición de realizar la velación de un difunto y las nueve noches de rezos, se ha trasladado del hogar del fallecido a la iglesia o la sala de velaciones. Teobaldo Navarrete, portovejense, dice que esto se debe a que la devoción no es la misma si el rezo es en la casa. "A la casa, la gente va a reírse, a comer y hasta a tomar, por eso optamos por hacer los rezos en la iglesia", dice. Otro factor es la comodidad, pues los entrevistados indicaron que si se hace en la iglesia no hay complicaciones con el aperitivo que se va a brindar o el arreglo de la casa. "A mi padre lo velamos en la casa y a mi madre en la iglesia porque notamos que es menos complicado hacer las noches en la iglesia", argumenta Orlando Zambrano, de Portoviejo. Vicente Saltos, párroco de La Merced, indica que casi todas las personas que solicitan misa de difuntos, piden hacer las noches en el templo. El sacerdote atribuye esto a diversos factores. "Coincido con el hecho de que a veces la gente no tiene dinero para brindar algo todas las noches en el rezo, pero también es porque hay más sentido comunitario y venir a la iglesia los acerca más a Dios", indica Saltos. Funerarias Yadira Molina, gerente administrativa de Jardines de Manabí, asegura que la gente solicita mucho los servicios funerarios de velación en las salas de la entidad. "La razón es que la gente busca la comodidad y hacer las cosas más sencillas en esos momentos de dolor". En cuanto a la contratación del coro, manifiesta que ahora todos desean brindar música en las velaciones. "Es una manera de hacerle un un homenaje a esa persona que ya no estará más entre ellos", recalca Molina. servicios para un digno adiós El sepelio no significa solamente sepultar a una persona, sino darle el último adiós de una manera digna, dice Mariana Muñoz, gerente de la funeraria Santa Marianita de Manta, negocio que, en opinión de su propietaria, siempre está buscando la manera de mejorar y tratar de darle al cliente el mejor servicio. Muñoz manifestó que fue una de las pioneras en crear las salas de velaciones, pues anteriormente había una tradición bastante arraigada, que era la de velar al difunto en su propio hogar. Pero ahora todo ha cambiado, ya que actualmente la funeraria no sólo ofrece los cofres mortuorios, sino que van más allá de eso. "Cuando contratan nuestros servicios, se le ofrece al familiar varias opciones, como es el velorio del cuerpo presente, en casa o salas de velación, a gusto de los deudos. Además, al cadáver se lo prepara, se le brinda el servicio de tanotopraxia, que no es otra cosa que el maquillaje. Incluso si solicitan ropa, la funeraria la vende", dice. Muñoz indica que ha habido casos en que la familia se olvida de lo principal que es la ropa y cuando llega el momento de vestir el cadáver, no la tienen. Al inconveniente le encontraron la solución, poniendo a disposición del cliente ropa para la venta. Una vez listo el difunto, se contratan los arreglos florales, coros, rezos y todo lo que ayude para que la persona tenga una despedida digna, y sus familiares sientan paz interna. Además, si el cliente quiere que se le venda o alquile una bóveda, también lo hace la funeraria. Algo que hace también la funeraria es brindar el servicio de reconstrucción de los muertos, la misma que se aplica cuando una persona ha fallecido de manera violenta y queda destrozada. “Se puede decir que es una cirugía reconstructiva que se le hace, pues hay casos en que la persona queda irreconocible”, señala Muñoz. La empresaria manifiesta que en lo que siempre se esmeran ella y el personal de la funeraria, es en brindar un buen servicio, sin distingo de clase social. Otra faceta de Santa Marianita es la labor social, pues en más de una oportunidad han obsequiado cajas mortuorias a quienes lo han necesitado y no han tenido dinero para adquirirlas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala