Actualizado hace: 46 minutos
Hernán Vinces Vélez
A propósito de “El justiciero”

Primeramente debo felicitar a este prestigioso medio de información y a su sección de D7 – Día siete - por ese reportaje veraz y oportuno que nos brinda a la colectividad manabita con la realidad que vivimos en nuestros días, y así evitar malos entendidos o se tergiverse una verdad con este personaje que yo le llamo “el mitorreal”, que a muchas familias le han puesto a meditar con diferentes refranes populares, como son: “no hay mal que por bien no venga”; “es un mal necesario”; “el que la hace la paga”; "no le hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti”; “la culpa de Pedro la paga Juan”; “la justicia tarda pero llega”; “a Dios rogando y con el mazo dando”. Así por el estilo hay un sinnúmero más de estos sabios dichos que se aplican en la idiosincrasia de nuestro pueblo.

Martes 13 Mayo 2008 | 21:34

Todos sabemos que nadie tiene derecho a quitarle la vida a otro, que sólo hay un Todopoderoso para aquello, pero también sabemos que utiliza instrumentos para lograr el cumplimiento de su Justicia. El Señor es muy misericordioso, pero no ciego, y Él se da cuenta lo que hace el hombre sobre la faz de la tierra. En cuanto a lo narrado en esa entrevista de un domingo anterior, creo que nos llama la atención a todos que tenemos a una madre anciana, a una esposa, a una hermana o a una nieta; y más aún si experimentamos un acto de magnicidio con unas de ellas, que se están dando en nuestro país en estos últimos días en robar, violar y asesinar a ancianas. Imagínese, amigo lector, fugazmente, que sea su madre, inclusive a las madres de los propios delincuentes y asesinos que les pase algo de esto, ¿qué dirán o que harían?. “No hay peor ciego que aquel que no quiere ver”. Desde que apareció este “mitorreal” en Manabí hubo un tiempo que bajaron los asesinatos de personas inocentes, que han subido últimamente por esa ley mal utilizada de obligar permiso para portar armas y si no va preso; antes solo decomisaban el arma. Ahí radicó el problema, antes andábamos libremente con arma para defendernos e inclusive a los propios policías en ciertos casos. Ya nos limitaron, pero está el camino libre para los delincuentes, ya que ellos ya saben lo que les espera al agarrarlos con el arma y por eso es que ahora matan fácilmente por que la pena es casi la misma…¡qué barbaridad!. Finalmente le envió un mensaje bíblico al “mitorreal” que dice: “Seis cosas aborrece Jehová, y aún siete abomina su alma: los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras y el que siembra discordia entre hermanos” (PROV. 6:16-19). En este caso del “mitorreal” no han sido sangre inocentes.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala