Actualizado hace: 4 horas 43 minutos
ENFERMEDAD
Alarma por SIDA en Manabí

G.E.O. tiene 37 años y desde hace 10 está infectado con el virus del VIH.

Lunes 12 Mayo 2008 | 18:46

Su historia empezó cuando conoció a una mujer que vivió en los Estados Unidos y con la que tuvo relaciones sexuales sin que le advirtiera que estaba enferma de SIDA. Después, el joven se casó con su novia de siempre; sin saberlo, transmitió el virus a la esposa y ésta al menor de los tres hijos. Cuando me enteré reaccioné mal, lo que más me desesperaba era saber que por mi causa dos de mis seres queridos estaban enfermos, contó. G.E.O es uno de los 593 hombres que en Manabí viven con el virus del SIDA, y que siguen luchando por la vida de ellos y su familia. Estadísticas alarmantes De acuerdo a los datos proporcionados por la dirección de Salud de Manabí, en la provincia hay 926 personas afectadas por esta mortal enfermedad. En esta cifras están incluidos 27 niños hijos de padres infectados y 13 mujeres embarazadas. Este reporte corresponde desde el año 1988 hasta marzo del 2008. En el hospital regional de Portoviejo, hasta la semana pasada estaba ingresada una sola persona en la sala que ha sido acondicionada para pacientes con VIH. Es una mujer de 17 años que antes de enfermarse era trabajadora sexual; cuando habla su voz es casi imperceptible; dijo que es de la parroquia San Pablo. Vestida con una bata rosada, la joven aseguró que su familia sí la visita, pero quienes trabajan en el lugar lo niegan con un movimiento de cabeza. Marcia Hinojosa, responsable del manejo de pacientes VIH señaló que hay más personas afectadas con el virus, pero que reciben tratamiento ambulatorio con los antirretrovirales que entrega del Ministerio de Salud Pública. 83 personas reciben medicina, de los cuales 49 son casos nuevos. En la clínica que funciona en la planta alta del hospital Verdi Cevallos, hay capacidad para 7 camas. Hinojosa dijo que por ahora no hay posibilidades de ampliarla porque no hay recursos para contratar más personal. Preocupación El comisario de salud, Ronald Briones, señaló que más que la presencia de trabajadoras sexuales en burdeles que tienen permiso de funcionamiento, le preocupa el hecho de que hay mujeres que se dedican a esta tarea pero de una forma ilegal, las mismas que no se someten a los controles profilácticos necesarios para evitar enfermedades de transmisión sexual. Para el próximo mes está previsto el inicio de una campaña para implementar dispensadores de preservativos en universidades, colegios, centros de tolerancia y discotecas en toda la provincia, informó Briones.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala