Actualizado hace: 13 minutos
Celeste Villarroel Macías
Los malhumorados

Confirman las investigaciones que los estados de ánimo, como el mal humor en las personas, pueden ser contagiosos, incluso lo imposibilitan para el desempeño de las actividades; y puede extenderse a quienes rodean a este tipo de personas sin ni siquiera darse cuenta. El problema más grande es que estas personas se vuelven insidiosas.

Sábado 10 Mayo 2008 | 20:18

El buen humor también es contagioso, pero no es lesivo; al contrario, es fuente de salud. A estos síntomas dañinos del mal humor se acomodan muchos hombres que viven en la sociedad, para con sus fingidas sutilezas causar grandes, graves e irrecuperables daños; las posibilidades de destruir sutilmente a alguien dentro de la sociedad son muchas, pero actitudes de esta magnitud ponen en tela de juicio a ese ser enfermizo de todo lo que hace. Este fenómeno es expansionista, en todo el mundo, pero nadie se ha atrevido a aseverar, menos aceptarlo quienes sufren estos trastornos que diariamente lo observamos en los actos que retuercen el intestino a aquellas personas que no tenemos estos aberrantes síntomas. Agresiones verbales, físicas, materiales, morales, son las que a diario caracterizan a una persona con estado de ánimo malhumorado. Son tan inocuas sus actitudes que no les importa hacerse pasar por hombres que practican la palabra de Dios y se crucifican, si es posible, en nombre de Dios; cuando en el mismo acto en el que pretenden hasta inmolarse, están cometiendo el más grande de los perjurios, dándose a conocer como el peor de los Judas y fariseos. De estos seres en su gran mayoría está envuelta la sociedad, y muchos malhumorados se encuentran, inclusive, desempeñando altos cargos jerárquicos, que los aprovechan como todo común delincuente para saciar sus malos humores, causando daños irreversibles a terceras personas, mancillando la honra, la honorabilidad y el buen paso que tienen dentro de la sociedad.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala