Actualizado hace: 4 horas 24 minutos
Volcán unifica cráteres y evita torrente de lava

Santiago de Chile.- La explosión que produjo hoy el volcán Chaitén, en el sur de Chile, unificó sus dos cráteres en uno de 800 metros de diámetro, que contuvo la lava expulsada por el cono y evitó que escurriera hacia la localidad del mismo nombre, dijeron expertos y observadores. El volcán de 960 metros, en erupción desde el pasado viernes, lanzó una nube de humo, cenizas y material sólido que se elevó a 12.000 metros de altura, visible desde Puerto Montt, la capital de la región de Los Lagos, situada a 200 kilómetros de distancia.

Martes 06 Mayo 2008 | 11:42

De haberse escurrido la lava hacia los valles, habría tardado 20 minutos en alcanzar la localidad de Chaitén, a solo diez kilómetros del volcán, donde se dispuso un operativo urgente para evacuar, por mar, a las personas que permanecían en el lugar. Según la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), en Chaitén había hoy 384 personas, entre ellas 80 carabineros, 15 efectivos de la Armada, personal de la Capitanía de Puerto, 50 militares y 10 funcionarios del propio organismo, además de periodistas y algunos vecinos que se resisten a abandonar sus hogares. Más de 4.000 habitantes de Chaitén fueron evacuados en los primeros dos días de erupción hacia localidades de la isla de Chiloé y la ciudad de Puerto Montt. También este lunes comenzó el desalojo del poblado de Futaleufú, de 1.800 habitantes y a 156 kilómetros al noreste de Chaitén, cubierto por una capa de 30 centímetros de cenizas. La operación continuó este martes a través de una caravana de autobuses enviados por el Gobierno que cruzarán a territorio argentino para desplazarse hacia el norte y volver a territorio chileno por el paso Cardenal Samoré, a unos 900 kilómetros de Santiago. La provincia de Palena, a 1.220 kilómetros de Santiago y cuya capital es Chaitén, carece de vías terrestres que la conecten con el resto del país. El recrudecimiento de la erupción este martes puso en marcha un rápido operativo para evacuar la ya casi vacía localidad de Chaitén. Mediante la orden "¡Todos al mar! y el ulular de sirenas, Carabineros coordinó el desplazamiento de la gente hacia el embarcadero, donde aguardaban buques de la Marina para concretar la evacuación. Un cambio en la dirección del viento, que hasta ahora había llevado la nube de humo y ceniza hacia territorio argentino, aumentó el riesgo para Chaitén, pues ahora cayó también material sólido e incandescente sobre esa localidad y otros sectores de la provincia. El volcán arrojó flujos "piroclásticos", compuestos de gases tóxicos, cenizas y fragmentos de roca, todo a altas temperaturas, precisaron vulcanólogos del Servicio Nacional de Geología y Minería encargados de vigilar la situación. "La situación es de suma complejidad", dijo a la edición electrónica del diario La Tercera el intendente de la región de Los Lagos, Sergio Galilea. "La orden es dirigirse de inmediato hasta el embarcadero, donde hay naves de la Armada esperando para efectuar la evacuación", apuntó el funcionario, quien añadió que la evacuación "debe ser total, completa y absoluta". El general de la Fuerza Aérea Hugo Peña confirmó, tras un vuelo sobre el volcán, la expulsión de lava, aunque quedó estancada en el cráter, mientras otro tipo de material fue absorbido por los ríos de la zona. El material que salió desde el volcán con mayor fuerza se desplazó superficialmente por el curso de los ríos Chana y Blanco, sin alcanzar ningún centro poblado, dijeron las autoridades. Hacia las 11.30 horas (15.30 GMT), la situación se veía más calmada, pero las autoridades mantuvieron la orden de evacuación, ante el temor de una nueva explosión, declaró a los periodistas Galilea. En Santiago, la presidenta Michelle Bachelet interrumpió una actividad oficial para referirse a la situación. "Aparentemente el volcán Chaitén está explosionando de manera muy fuerte y se acaba de dar la orden de evacuación completa, porque si sale lava del volcán, que es lo más probable, demora 20 minutos en llegar a Chaitén", apuntó la mandataria. Los más reacios a abandonar el pueblo eran algunos residentes, principalmente ancianos que se niegan a abandonar sus hogares, y los periodistas, a quienes los carabineros advirtieron que, en caso de una catástrofe mayor, deberán asumir las consecuencias. "Es impredecible el tiempo en que el volcán podría comenzar a arrojar lava", afirmó el director regional de la Onemi, Rodrigo Rojas. El vulcanólogo Juan Callupi, en tanto, comentó que pese a la aparente tranquilidad que siguió a la explosión de hoy, "el proceso eruptivo no se detiene", aunque matizó que "la lava no es de gran peligro porque es de avance lento". EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala