Actualizado hace: 3 horas 14 minutos
Cuba pone ritmo al libro Guinness de los récords

La Habana.- Los cubanos se han propuesto poner al libro Guinness de los récords contra las cuerdas a ritmo de rumba, con tabaco nacional y hasta a punta de toque de balón de fútbol, aunque este no sea el deporte más popular de la isla. Desde este sábado un maratón de toque de tambores y claves comienza una rumba de 300 horas, mientras un tabaquero tuerce un puro de más de 20 metros de largo y un futbolista apuesta por pasarse más de dos horas dándole toques a un balón.

Sábado 03 Mayo 2008 | 12:04

No es la primera vez que corre la voz con apuestas similares, para muchos exageradas, pero los cubanos suelen aventurarse en la promoción de tales metas y no han dudado en apostar, particularmente en la música, por la más larga interpretación de la salsa y el bolero. En tales iniciativas, los cubanos muestran su fascinación por exhibir sus dotes y habilidades como ejecutantes musicales, bailarines, deportistas y artesanos. Aunque en otros lugares también hay aspiraciones similares, sólo en la "Isla de la Música" se puede hacer un intento como el que desde la pasada medianoche comenzó en la ciudad oriental de Holguín con el primer toque de esta carrera de la rumba. Al paso de uno de los ritmos que caracterizan el folclor cubano, cientos de percusionistas empeñados en dejar constancia de su resistencia tocarán los tambores ininterrumpidamente durante más de 300 horas, unos doce días. Los organizadores aseguran que tan larga caricia a los cueros con las manos, y toques de madera y hasta cucharas, se convertirá en uno de los sucesos más particulares de la próxima edición de la Feria Internacional Cubadisco-2008, que se desarrollará del 17 al 25 próximos, y este año se dedicada a África. Antes de que Cubadisco rinda homenaje a Chano Pozo y Tata Güines, catalogados como dos de los reyes de la rumba cubana, los participantes en el reto habrán llevado a cabo una especie de carrera de relevos, en la que será interpretada de provincia a provincia desde oriente hasta el occidente de la isla. Por su parte, el tabaquero José Castelar Cairo, autor de varios habanos gigantes que le valieron tres certificaciones en el libro de los récords Guinness, ha anunciado que va a hacer, otra vez, el puro más largo del planeta. Hasta el próximo martes, "Cueto", como es conocido este torcedor con 47 años de oficio, estará liando un cigarro que supere las marcas que ha dejado en forma de habanos de 11,04 metros -en su primer asalto de marca mundial- y en 20,41 metros, el más reciente, y que ahora aspira a superar. "Hoy muchas personas amantes de los puros cubanos vienen desde diversos puntos del planeta no solo a disfrutar de un exquisito habano, sino también a conocer cómo fue que realicé esa proeza", expresó orgulloso a medios locales esta semana. No menos pretencioso, Erick Hernández intenta el sábado batir su propia marca de dos horas, 43 minutos y 48 segundos, sentado dando golpes alternos al balón con los pies sin dejarlo caer al suelo del salón "El Pirata" del selecto Club Habana, escenario repetido de sus demostraciones. Hernández batió el récord del mundo de dominio del balón en esta modalidad en octubre pasado cuando se sometió a similar prueba en un recinto comercial de Bilbao, en el norte de España. Este espigado deportista de 42 años tiene en su poder 6 plusmarcas mundiales, con las que ha demostrado su capacidad para tocar con la esférica todas partes de su cuerpo, desde la cabeza hasta los pies.EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala