Actualizado hace: 37 minutos
Julio César Navas Pazmiño
Dios, intercultural, plurinacional

Analicemos con mucha seriedad estos tres temas. Dios.- Los que conocemos algo de doctrina cristiana, sabemos que el verdadero valor de lo Divino está dado por el valor que cada persona le da en su corazón, y esto a su vez se refleja en sus actos y forma de vida. Un libro es un objeto sin vida; en consecuencia, no puede recibir a Dios en su corazón para seguir el camino correcto.

Viernes 02 Mayo 2008 | 17:44

Existe una máxima categórica: ¿De qué le sirve a un religioso/a abstraerse en el estudio de la palabra de Dios, si en su pecho no hay amor? Pongámoslo de otra manera: Invocar cien veces a Dios no te hace más cristiano. Por consiguiente, poner a Dios en la Constitución no la hace mejor ni le garantiza larga vida sana. Todo depende de las personas. Lo intercultural.- Me parece irrelevante que a nivel de la Ley Suprema se vaya a incorporar este término. La interculturalidad, como se la quiere dar a entender o como creo entenderla, es el respeto mutuo de los valores que tiene cada cultura. Otro concepto que encontré es: Se entiende como la posibilidad de que varias culturas puedan coexistir. Para qué seguir discutiendo algo que ya está incluido dentro de los cinco primeros artículos aprobados por la Asamblea, cito: “Todas las personas son iguales y gozan de los mismos derechos, deberes y oportunidades. Nadie puede ser discriminado por razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad cultural, estado civil, idioma, religión,… ”. Lo intercultural fluye con normal cotidianidad, se da desde el momento que aprendemos el idioma, al saludar, al estudiar, cuando bailamos danzas autóctonas, o cuando visitamos otras regiones del país. Cosa muy distinta es que en los textos escolares se difunda la diversidad de nuestra cultura. Se me ocurre un símil, ¿qué pasaría si mañana los religiosos piden declarar la “ínter religiosidad”?. La plurinacionalidad.- Ya lo han dicho muchos analistas: La Nación en una sola. Aquí todos somos de nacionalidad ecuatoriana, indios, negros, cholos, mestizos, y vivimos en un solo territorio indivisible, bajo un solo Gobierno. Sería una gran contradicción en la Carta Magna crear naciones dentro de la nuestra. Pregunto: ¿Por qué a un grupo étnico se le debe dar derechos especiales?, ¿los negros serían nación? Esto se me parece a los privilegios de los sindicatos estatales, donde sus exigencias superan la realidad. La Asamblea Nacional Constituyente debe aprovechar su tiempo con los temas de fondo: ¿Cómo se estructurarán la CSJ, TC, TSE y el Congreso? ¿Cuáles serán las atribuciones de los Poderes del Estado? ¿Cuál será el nuevo rol de las FF.AA? ¿Cómo se sancionarán a quienes violen la Constitución? ¿Cuáles son las causales y el proceso para la revocatoria del mandato? ¿La reelección? ¿Cómo mejorará el sistema penitenciario? ¿Qué hacer con las Galápagos para mantener su encanto natural? ¿Quién responde por el robo del siglo (feriado bancario)? "La Asamblea debe aprovechar su tiempo con los temas de fondo"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala