Actualizado hace: 1 hora 12 minutos
Libertad Regalado Espinoza
Síndrome de rebaño (II)

Dónde está el anclaje de la irracionalidad de las masas?, acaso en la conciencia colectiva o la repetición de actos hasta creer que así es?. Para Freud nuestro carácter está determinado por la biología, en cambio para Marx a nosotros nos determina la sociedad y más especialmente los sistemas económicos.

Jueves 24 Abril 2008 | 22:21

Erich Fromm, agregó a estos dos conceptos deterministas la idea de “libertad” y en sus libros nos invita a trascender los planteamientos de Freud y Marx. Si caminamos por la senda determinada por la biología y la sociedad y sus sistemas económicos nuestra vida tiene una estructura, un significado, tenemos que adaptarnos al sistema, si procedemos así, nunca sufriremos una crisis de identidad; por lo tanto no hay nada que nos impulse a buscar un alma. Cinco siglos han conformado la idea del individuo con pensamientos, sentimientos, consciencia moral, libertad y responsabilidades individuales; más junto a esta aparente individualidad vino el aislamiento, la alienación y la perplejidad. Todas las revoluciones gestadas en estos años buscando que se respeten nuestros derechos, en pos de una vida libre, de una democracia, para terminar entendiendo que la “democracia no es libertad, sino una dictadura camuflada como libertad”. Fromm nos habla de tres vías a través de las cuales escapamos de la libertad: Autoritarismo, al volvernos parte del sistema autoritario, sometiéndonos al poder de otros, volviéndonos pasivos y complacientes o convirtiéndonos en autoritarios. Destructividad, los autoritarios viven una dolorosa existencia, en cierto sentido, eliminándose a sí mismos, si no pueden eliminar lo que les hace daño o con lo que no concuerda con su forma de pensar. Conformidad autómata, nos escapamos de la libertad a través de una jerarquía autoritaria replegándonos en nuestra propia cultura de masas, síndrome de rebaño, y asumimos lo que la sociedad nos impone, vía medios de comunicación, asumimos el color del ambiente, vestimos, comemos, compramos como los demás, claro está con diferencias en los precios y calidad, nos vemos como los demás, somos parte de ese montón que deambula por las calles y duerme en cajones con antenas; la idea de la soledad aparentemente desaparece, aunque no sea yo mismo, la máscara camina, habla, gesticula, mi yo interno espera en el desván. Veamos un ejemplo en nuestro medio, luchamos por un cambio y ejercimos por medio del voto ese derecho a decidir lo que un grupo nos convenció que era lo mejor por el país, pero fallamos al no ejercer nuestra responsabilidad, al delegar a ese mismo grupo nuestros ideales, esperanzas, deseos de cambio; ahora simplemente esperamos que otra vez nos impongan lo que a gusto de otros es lo mejor para el pueblo. Otra vez veremos pasar a la democracia vestida de luto a su propio funeral y como somos rebaño a esperar a otro pastor que nos lleve por otra senda. "No ejercemos nuestra responsabilidad"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala