Actualizado hace: 6 horas 58 minutos
Editorial
Evitar que crezca la violencia intrafamiliar

Una de las pesadillas sociales más terribles es, sin duda, la violencia intrafamiliar, en la que las víctimas quedan marcadas de por vida; configurándose un modelo de interacción social que en el futuro se reproducirá, es decir la víctima de hoy será victimario mañana.

Domingo 20 Abril 2008 | 20:51

Niños, jóvenes y mujeres son, por lo general, los afectados; y en las instancias oficiales estiman que solamente un mínimo porcentaje de los casos es denunciado, disfrazando el problema que, lamentablemente, tiende a crecer y en todos los estratos sociales. Pero donde el problema se torna verdaderamente crítico es a lo largo de los cinturones urbano marginales de las ciudades de la provincia y en el área rural, lugares en los que las campañas que buscan erradicar la violencia, en especial de género, no son tan efectivas y se quedan sólo en buenas intenciones, sumándose la falta de instancias dónde denunciar la agresión. En la actualidad, y felizmente, hay un avance de la conciencia social que pretende perseguir y castigar la violencia hogareña, entronizada en nuestra región, machista por excelencia. Lamentablemente no existen estadísticas de la realidad de la violencia domiciliaria; pero que en Manabí haya sectores que estén exigiendo la creación de otra Comisaría de la Mujer, entidad que se encarga de receptar las denuncias de las agresiones contra mujeres y el resto de la familia, demuestra que hay quienes están creyendo más en la justicia y ahora se atreven a denunciar los maltratos, o que la violencia está creciendo. Queda esperar más esfuerzo de los que hacen entidades privadas, especialmente Organizaciones No Gubernamentales, y que de manera urgente se implementen programas estatales que brinden herramientas de ayuda, tanto en lo material cuanto en lo sicológico, para que las víctimas no retomen la violencia.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala