Actualizado hace: 13 minutos
Intentaron envenenar a Hass durante Copa Davis

El tenis mundial está viviendo en permanente estado de 'shock' las últimas jornadas. A las revelaciones de doping, las apuestas ilegales, las acusaciones a jugadores y los intentos de soborno se sumó un nuevo ingrediente: las sospechas de envenenamiento del jugador alemán Tommy Haas durante la semifinal de Copa Davis disputada en septiembre en Moscú.

Miércoles 07 Noviembre 2007 | 16:21

El tenista alemán Alexander Waske, integrante del equipo que perdió la semifinal en septiembre por 3-2 ante Rusia, reveló la noticia. "No miento", aseguró ante la repercusión de su denuncia hecha en las páginas del diario 'Bild'. Las sospechas de envenenamiento van a ser objeto de investigación por parte de la Federación Internacional de Tenis (FIT). "Nos tomamos esto muy seriamente. Si fuera cierto, sería terrible. Y si no, también", dijo Barbara Travers, responsable de comunicación de la FIT. Bill Babcock, jefe del comité de Copa Davis de la FIT, estará a cargo de la investigación. "Hablé con un ruso en Moscú sobre aquel duelo de la Davis. Y me dijo, como al pasar, que qué amargo debía haber sido (para los alemanes) que envenenaran a Haas. Le expliqué que había sufrido una descompensación estomacal y fue ahí que me dijo, que no, que lo habían envenenado", señaló Waske. Haas, efectivamente, no pudo jugar su segundo partido individual contra Rusia por un malestar. Haas dijo que cuando su colega Waske le contó la conversación quedó en "estado de shock". "Pero sí recuerdo lo mal que me sentí, me la puedo creer (la teoría de la intoxicación)". Waske le dio más asidero a su versión al narrar que le preguntó a su desconocido interlocutor en Moscú que cómo era posible intoxicar a alguien. "El hombre me explicó que había mil maneras y que él podía hablar de eso porque trabaja con unos 170 clubes en Rusia y países limítrofes". El tenista alemán que la persona con la que habló se trata de un manager que asesora a numerosos deportistas rusos. Buscando una explicación sobre las posibles vías de intoxicación, Haas, que está cumpliendo compromisos comerciales en Río de Janeiro, afirma que es el único del equipo que después de las comidas pide "un postre o un 'latte macchiato'". "Como no hubo otro afectado, lo tienen que haber hecho en ese momento, si es que todo esto llega a ser cierto", explicó. Haas pasó la noche del sábado al domingo durante el fin de semana de la eliminatoria "más en el baño que en la cama" y tuvo que ser atendido por los médicos en tres ocasiones. El médico del equipo alemán, Erich Rembeck, que trató el malestar de Haas en aquella oportunidad, no descarta la intoxicación. "Lo único que revisamos entonces fueron los síntomas del virus gastrointestinal y no hicimos más porque en aquel momento no había, como ahora, sospecha alguna de otro tipo". "La investigación comienza ahora mismo", aseguró Travers. "Babcock iba conmigo en el coche, y no salía de su asombro". A la FIT le llama la atención que el presunto envenenamiento se conozca ahora. "¡Han pasado seis semanas desde aquella semifinal! Hasta ahora ni los jugadores, ni Tommy Haas en particular, ni la Federación Alemana de Tenis (DTB) se quejaron". Bill (Babcock) va a investigar todo, sin dudas, insistió la portavoz de la ITF. La investigación de la FIT está obligada a ser muy veloz, porque la disputa de la final de la Copa Davis entre Estados Unidos y Rusia está prevista a partir del 30 de noviembre en Portland, Estados Unidos. La revelación no dejó indiferente a nadie. "Estoy completamente sorprendido, no sabía ni suponía nada de esto. No puedo hacer una valoración", dijo el capitán del equipo alemán, Patrik Kühnen. "En Moscú todo fue como siempre. Teníamos nuestro departamento médico, que se encargó de la comida. Pero lo que llegó al plato lo confiamos a la cocina y al hotel". La resolución del caso será compleja pues no hay pruebas médicas. "Si no se puede demostrar nada, no se puede hacer nada", dijo el presidente de la Federación Alemana de Tenis, Georg von Waldenfels. "El médico del equipo me ha explicado que no hubo ningún motivo para sospechar que la enfermedad se debiera a causas toxicológicas", agregó Von Waldenfels.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala