Actualizado hace: 33 minutos
Editorial
La sede de los asambleístas

Con la presencia del Presidente de la República, Rafael Correa Delgado, ayer fue inaugurada oficialmente la sede de la Asamblea Nacional Constituyente, donde los 130 asambleístas electos en las jornada electoral del 30 de noviembre desarrollarán su delicada como trascendental labor de elaborar la nueva Carta Magna, que contendrá los preceptos legales que regirán el futuro del país.

Miércoles 31 Octubre 2007 | 20:52

El local de la Asamblea constituye uno de los componentes de lo que se ha dado en llamar “Ciudad Alfaro”, construida en las faldas del cerro Montecristi en memoria del más grandes ecuatoriano, Eloy Alfaro Delgado, en la que descansará parte de sus restos y desde donde el horizonte permite admirar la belleza de la tierra manabita hasta el mismo mar de Balboa. “Ciudad Alfaro” es un centro político - histórico que está en la mirada de todo el país, porque en ella los asambleístas deberán aportar con toda su sapiencia para estructurar las directrices constitucionales de las que se desprenderán las leyes que serán las que regulen la vida democrática de los ecuatorianos. Y entrará a la historia porque de lo que en ella se haga o se deje de hacer la nación ecuatoriana se verá beneficiada o sometida, recordándose que en la Asamblea millones de ecuatorianos han puesto sus esperanzas para el cambio de vida que el pueblo demanda. Pero, especialmente, en la Asamblea deberá ratificarse aquél espíritu de respeto al derecho ciudadano, estableciéndose una democrática funcionalidad de sus integrantes, para que impere los principios de la igualdad y libertad de pensamiento, los que deberán ser ejercidos y defendidos por los mismos integrantes, para que no se le impongan conceptos y sea digno de la responsabilidad depositada en él por los ecuatorianos. "En la Asamblea deberá ratificarse aquél espíritu de respeto al derecho ciudadano"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala