Martes 30 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 22 minutos
DESTACADAS
De desfiles y cachiporreras

Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

Foto:
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

De desfiles y cachiporreras

Domingo 28 Octubre 2007 | 23:32

En la entrega dominical anterior opinamos sobre lo cansino, fastidioso y hasta desesperante que se tornan los desfiles que se realizan en nuestras ciudades en sus días clásicos, cuando por obra, gracia y decisión de sus integrantes, las antes denominadas bandas de guerra dejan, a propósito, un largo espacio por delante - a veces de hasta tres cuadras – para tener tiempo de lucir sus “pintas” interpretando sus ejecuciones sonoras sin la interferencia de otras bandas.

Igualmente, las bastoneras que con elegancia, belleza y destreza hacen malabares con sus cachiporras, aunque éstas son gentiles al mostrar sus atractivos femeninos que destacan por los especiales modelos de los uniformes que visten para el caso. Y no es que esté mal el deseo de sobresalir o de exhibir las cualidades que poseen. Lo discutible y hasta censurable es la manera de hacerlo, subrayo, dirigidos por los instructores que, al parecer, se han quedado en la historia. Porque, si nos fijamos y escuchamos con acuciosidad, las bandas no cambian el ritmo de las marchas que ejecutan, siendo un soplar constante de cornetas, instrumentos que no facilitan la interpretación musical; apenas sirven para una acústica sin mayor control que la fuerza del soplo del ejecutor del mismo, es decir del cornetista, que a veces son niños y niñas empujados a tan exigente labor. Por eso las notas de las bandas se escuchan chillonas, debido a que no todos sus integrantes son de igual capacidad pulmonar o de fuerza en sus mejillas para impulsar el volumen suficiente de aire que facilite emitir a todos el mismo nivel de sonidos. ¿Han observado cómo los llamados “carrillos” de los cornetistas se inflan abundantemente? Claro, es por el gran esfuerzo que demanda soplar las cornetas, instrumento que no permite la variedad de notas que se puede lograr con la trompeta. Por eso la sugerencia del domingo anterior: una transformación gradual de banda marcial a banda musical, consistente en el cambio de instrumentos y de capacitación o educación de los integrantes. La incorporación de trompetas, saxofones y las liras darán a las bandas el complemento para interpretar verdadera música, no solamente la popular y bailable, sino de toda clase, inclusive la marcial, a través de notas ejecutadas con solvencia y con el uso de los instrumentos requeridos. Para ello, y en tiempos de cambios, habrá que retomar la materia de música en los colegios y las escuelas, enseñanza que se mantenía hasta hace pocas décadas en el pensum de estudios oficial, pero que reformistas educadores la erradicaron al igual que a la moral y la cívica, con las consecuencias que ahora lamentamos. Entonces, autoridades y estudiantes deberán, los primeros, buscar los recursos para lograr los instrumentos y el profesor adicional; y los segundos, para poner el empeño de aprender lo que, de ser bien aprovechadas sus cualidades musicales, puede ser una profesión en el futuro inmediato: la de músico.

+ NOTICIAS

¡Con el Santo y la limosna!

| 14:07 Comentan las malas lenguas: Que un anciano predicador daba su charla dominical, que por su avanzada edad se equivocaba o se le olvidaban ciertos detalles. A su lado el ayudante, se encargaba en voz baja de rectificarle o recordarle; “¡Y Lázaro se levantó y andó!” exclamó el anciano Pastor, impaciente y molesto su ayudante le corrigió susurrándole al oído: “¡Y anduvo!”...idiota; haciendo gala de su aún finísimo oído e increíble imaginación, el Predicador continuó diciendo: “Y anduvo idiota… por largo tiempo”.

El 30 de septiembre en la historia

| 11:00 Fecha especial constituye el 30 de Septiembre, día en que se recuerdan acontecimientos varios que enorgullecen a los manabitas y ecuatorianos, y otro que entristece y que no debe repetirse.

¿Qué comen los americanos?

| 00:00 Los jóvenes de EE.UU. consumen pollo 4 veces a la semana Los estadounidenses consumen pollo o alimentos que contengan pollo 6,1 veces en un quincena.

La trascendencia de la bondad

| 00:00 La Biblia dictamina que los justos y bondadosos heredarán la tierra. La Bondad es la inclinación natural de hacer siempre el bien a los demás. Lo opuesto a la Bondad es la maledicencia. La reserva moral (integridad espiritual), se la debemos a los seres justos y bondadosos. Caín fue exhortado por JHVH al decirle: “Si el bien hicieres no serás enaltecido? y si no hicieres el bien, el castigo está a la puerta”. La proverbial medida que puede tazar y darle un valor agregado al hombre, se debe exclusivamente a su nivel de bondad.

La educación y el cambio

| 00:00 El proceso del país hacia la modernidad y el desarrollo enfrenta una serie de problemas necesarios de abordar y de resolver para llegar a la ansiada calidad de vida.

Lo que más se necesita

Opinión del día | 14:41 Comenzar el día con paz es la clave.

Trabajo en equipo

| 04:00 Esto de trabajar juntos para lograr un objetivo, solo puede hacer bien. Ese quizás es el principio básico de cualquier deporte colectivo, de una empresa, de un ejército o de una orquesta: todos cumplen una tarea para alcanzar la meta.

Consecuencias de la inobservancia a la ley de tránsito

EDITORIAL | 04:00 Manabí sigue siendo en el país una de las provincias con mayor protagonismo en cuanto a la incidencia de los accidentes de tránsito, de acuerdo a las estadísticas que se llevan a nivel nacional y provincial.

Más del “Moderno Vía Crucis”…

| 04:00 Recordándoles, generosos lectores, que el 25 de agosto que pasó en este espacio publiqué el “Moderno Vía Crucis” que un jubilado vive en su relación con el IESS respecto a su salud, a esto se adicionó lo siguiente: El mismo día de la publicación, en la tarde, luego de haberme “cernido”, por algún medio averiguaron el número de mi teléfono celular y se comunicó conmigo una dama funcionaria de la Dirección Nacional de Comunicación Social-IESS, respondiéndole yo que le agradecía la pronta respuesta y preocupación de la entidad mencionada por medio de su persona, expresándole que por procedimiento, lo que telefónicamente me solicitaba, lo haga por escrito a otro correo electrónico que yo uso para actividades que no son las periodísticas.