Lunes 24 Noviembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 3 horas 3 minutos
DESTACADAS
De desfiles y cachiporreras

Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

Foto:
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

De desfiles y cachiporreras

Domingo 28 Octubre 2007 | 23:32

En la entrega dominical anterior opinamos sobre lo cansino, fastidioso y hasta desesperante que se tornan los desfiles que se realizan en nuestras ciudades en sus días clásicos, cuando por obra, gracia y decisión de sus integrantes, las antes denominadas bandas de guerra dejan, a propósito, un largo espacio por delante - a veces de hasta tres cuadras – para tener tiempo de lucir sus “pintas” interpretando sus ejecuciones sonoras sin la interferencia de otras bandas.

Igualmente, las bastoneras que con elegancia, belleza y destreza hacen malabares con sus cachiporras, aunque éstas son gentiles al mostrar sus atractivos femeninos que destacan por los especiales modelos de los uniformes que visten para el caso. Y no es que esté mal el deseo de sobresalir o de exhibir las cualidades que poseen. Lo discutible y hasta censurable es la manera de hacerlo, subrayo, dirigidos por los instructores que, al parecer, se han quedado en la historia. Porque, si nos fijamos y escuchamos con acuciosidad, las bandas no cambian el ritmo de las marchas que ejecutan, siendo un soplar constante de cornetas, instrumentos que no facilitan la interpretación musical; apenas sirven para una acústica sin mayor control que la fuerza del soplo del ejecutor del mismo, es decir del cornetista, que a veces son niños y niñas empujados a tan exigente labor. Por eso las notas de las bandas se escuchan chillonas, debido a que no todos sus integrantes son de igual capacidad pulmonar o de fuerza en sus mejillas para impulsar el volumen suficiente de aire que facilite emitir a todos el mismo nivel de sonidos. ¿Han observado cómo los llamados “carrillos” de los cornetistas se inflan abundantemente? Claro, es por el gran esfuerzo que demanda soplar las cornetas, instrumento que no permite la variedad de notas que se puede lograr con la trompeta. Por eso la sugerencia del domingo anterior: una transformación gradual de banda marcial a banda musical, consistente en el cambio de instrumentos y de capacitación o educación de los integrantes. La incorporación de trompetas, saxofones y las liras darán a las bandas el complemento para interpretar verdadera música, no solamente la popular y bailable, sino de toda clase, inclusive la marcial, a través de notas ejecutadas con solvencia y con el uso de los instrumentos requeridos. Para ello, y en tiempos de cambios, habrá que retomar la materia de música en los colegios y las escuelas, enseñanza que se mantenía hasta hace pocas décadas en el pensum de estudios oficial, pero que reformistas educadores la erradicaron al igual que a la moral y la cívica, con las consecuencias que ahora lamentamos. Entonces, autoridades y estudiantes deberán, los primeros, buscar los recursos para lograr los instrumentos y el profesor adicional; y los segundos, para poner el empeño de aprender lo que, de ser bien aprovechadas sus cualidades musicales, puede ser una profesión en el futuro inmediato: la de músico.

+ NOTICIAS

No a la literatura

Vicente Espinales Tejena | 04:00 “Nadie, le hizo conocer al señor Vicepresidente, que Manabí es una potencia cultural”.

La boda del año…

Melvyn O. Herrera C. | 04:00 “ Este matrimonio aglutinó a unos 800 invitados”.

Pensando en la sociedad y su democracia

Childerico Cevallos Caicedo | 04:00 Hay que vivir en sociedad, bajo el gobierno de las leyes dictadas por los ciudadanos bajo el imperio de la democracia. Por ello la importancia de, en los comicios electorales, elegir bien a quienes sepan el real y profundo significado de lo que es la libertad, la república, con equilibrio mental, experiencia y conocimientos de la igualdad y fraternidad.

Oportunidad perdida en lo laboral

Editorial de El Diario | 04:00 Ecuador ha perdido la oportunidad de modernizar su marco legal laboral, absolutamente obsoleto y muy poco eficiente al momento de normar las relaciones de trabajo. Es un desperdicio tener a un presidente como Rafael Correa, con un liderazgo tan fuerte y con una Asamblea Nacional a su favor, y no emprender en las necesarias reformas debido a la ausencia de un verdadero diálogo nacional entre el gobierno, los trabajadores y los empresarios, que ayude a establecer una mejor relación que impulse a un mayor desarrollo social.

Literatura Campesina o Montubia de Manabí

YURI HERNÁNDEZ MENDOZA | 04:00 Con este título quiero escribir mi pequeño mensaje de congratulación, al reconocimiento cultural concedido a nuestra querida provincia por el antropólogo guayaquileño Don Wilmer Ordóñez Iturralde, en su colección del estudio del Folklor, tradiciones y costumbres de la costa ecuatoriana, en la cual se contempla a Manabí, en las brillantes ediciones de la editorial Mar Abierto de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manta.

Chone: Inmigración e influencia al medio (2)

Enrique Delgado Coppiano | 04:00 El Asia, principalmente China, aporta con la presencia de los apellidos Wonsang, Minchong, Champamg, Chang, Fallú, Luey, Kuffó, García y Guzmán, pero estos dos últimos, que pese a ser sus poseedores netamente chinos, por razones posiblemente de inmigración, adoptan apellidos españoles.

Este gobierno no es partidario de la mentira

Carlos Marx Carrasco | 04:00 Este gobierno reconoce los distintos tipos de trabajo lícito y digno, que aportan a la producción nacional, al punto que las amas de casa estarían generando el 15 % del Producto Interno Bruto (PIB). Se está confundiendo, dicen que aquí hay un maquillaje, que esto ya había.

Buscamos es sensibilizar al Gobierno

Édgar Sarango | 04:00 “Lo que buscamos es sensibilizar al Gobierno y avanzar en la construcción de un proyecto que sea coherente, de un proyecto en la que estén garantizados los derechos individuales y colectivos de los trabajadores.

En defensa del bien público

EDITORIAL | 04:00 Una edificación que sirviera de asiento de una entidad que hace algún tiempo prestara eficiente servicio humano, educativo y de corrección social en la provincia, está a merced de la acción del tiempo, aparentemente por causa del atraso en la atención oficial, por la acción depredadora de los antisociales y de los oportunistas ocasionales que van llevándose lo que piensan no interesa a nadie. Se trata del local que durante muchos años sirvió de base a la escuela correccional juvenil llamada Francisco Pólit Ortiz, en el sitio Pimpiguasí, parroquia Calderón, de Portoviejo, por larga temporada dirigida por el fallecido arzobispo Francisco Vera, con resultados satisfactorios.