De desfiles y cachiporreras

Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

Foto:
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

De desfiles y cachiporreras

Domingo 28 Octubre 2007 | 23:32

En la entrega dominical anterior opinamos sobre lo cansino, fastidioso y hasta desesperante que se tornan los desfiles que se realizan en nuestras ciudades en sus días clásicos, cuando por obra, gracia y decisión de sus integrantes, las antes denominadas bandas de guerra dejan, a propósito, un largo espacio por delante - a veces de hasta tres cuadras – para tener tiempo de lucir sus “pintas” interpretando sus ejecuciones sonoras sin la interferencia de otras bandas.

Igualmente, las bastoneras que con elegancia, belleza y destreza hacen malabares con sus cachiporras, aunque éstas son gentiles al mostrar sus atractivos femeninos que destacan por los especiales modelos de los uniformes que visten para el caso. Y no es que esté mal el deseo de sobresalir o de exhibir las cualidades que poseen. Lo discutible y hasta censurable es la manera de hacerlo, subrayo, dirigidos por los instructores que, al parecer, se han quedado en la historia. Porque, si nos fijamos y escuchamos con acuciosidad, las bandas no cambian el ritmo de las marchas que ejecutan, siendo un soplar constante de cornetas, instrumentos que no facilitan la interpretación musical; apenas sirven para una acústica sin mayor control que la fuerza del soplo del ejecutor del mismo, es decir del cornetista, que a veces son niños y niñas empujados a tan exigente labor. Por eso las notas de las bandas se escuchan chillonas, debido a que no todos sus integrantes son de igual capacidad pulmonar o de fuerza en sus mejillas para impulsar el volumen suficiente de aire que facilite emitir a todos el mismo nivel de sonidos. ¿Han observado cómo los llamados “carrillos” de los cornetistas se inflan abundantemente? Claro, es por el gran esfuerzo que demanda soplar las cornetas, instrumento que no permite la variedad de notas que se puede lograr con la trompeta. Por eso la sugerencia del domingo anterior: una transformación gradual de banda marcial a banda musical, consistente en el cambio de instrumentos y de capacitación o educación de los integrantes. La incorporación de trompetas, saxofones y las liras darán a las bandas el complemento para interpretar verdadera música, no solamente la popular y bailable, sino de toda clase, inclusive la marcial, a través de notas ejecutadas con solvencia y con el uso de los instrumentos requeridos. Para ello, y en tiempos de cambios, habrá que retomar la materia de música en los colegios y las escuelas, enseñanza que se mantenía hasta hace pocas décadas en el pensum de estudios oficial, pero que reformistas educadores la erradicaron al igual que a la moral y la cívica, con las consecuencias que ahora lamentamos. Entonces, autoridades y estudiantes deberán, los primeros, buscar los recursos para lograr los instrumentos y el profesor adicional; y los segundos, para poner el empeño de aprender lo que, de ser bien aprovechadas sus cualidades musicales, puede ser una profesión en el futuro inmediato: la de músico.

+ NOTICIAS

El desmantelamiento de portoviejo

Carlos Lara Zavala | 04:00 P arecería que como parte de un proceso perverso lleno de odio, antipatía y mala voluntad para la ciudad de Portoviejo, los escritorios quiteños, acicateados y aconsejados por algunos medio nuestros, o malos hermanos provinciales y también por hipócritas e ingratos políticos beneficiarios de generosa votación portovejense, estuvieran ejecutando un siniestro plan de debilitamiento de la capital, mediante el desmantelamiento o desarticulación de instituciones, y su traslado a otros territorios de Manabí, o en su caso con el cierre de oficinas y representaciones públicas que han operado por muchos años en Portoviejo y en las que no solo locales sino gente de toda la provincia y del país han sido beneficiados por servicios y funciones, y en las que ecuatorianos diversos han ejercido gestión con absoluta normalidad, apoyados por el conocimiento la preparación y capacidad de gente y profesionales de la localidad.

Servicios de salud en el IESS

EDITORIAL | 04:00 La remisión de pacientes de Manabí a casas de salud de Santo Domingo de los Tsáchilas por parte del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, no es una solución conveniente para los usuarios de los cantones ubicados en las zonas central y sur de Manabí.

Mi conversión al islam

Ricardo de la Fuente | 04:00 Estoy tentado de convertirme al Islam, y todo por culpa de mi amigo Ronald Intriago.

No al enlatado

Eduardo aráuz fernández | 04:00 El pretendido enlatado de reformas constitucionales que se cocina en la legislatura a spaldas del pueblo ecuatoriano, no es más que un retroceso a lo peor del horroroso pasado que tanto se criticó y que sirvió éxistosamente de caballo de batalla a los actúales ejecutivos del poder.

Los polos se derretirán

Maximiliano Corradi | 04:00 Los vacunos generan gran cantidad de metano debido al proceso de fermentación del alimento ingerido.

Mueren siete jóvenes

| 04:00 De qué sirve clausurar el lugar de los hechos o buscar culpables que ni siquiera lo son.

Paradojas de Montecristi…

| 04:00 Puede decirse que solucionados los problemas iniciales de una obra como el considerado paso lateral de Montecristi que construye el GAP, éste seguirá avante hasta su culminación al servicio de la comunidad; aunque se considera que en lo posterior se lo debe denominar Paso Alterno de Montecristi, porque eso es sin duda, una alternativa de tráfico y punto.

Me acuerdo de Portoviejo

| 04:00 Muchas cosas han pasado de un tiempo a esta parte. Pero lo más importante, si se sigue la tradicional clasificación de las prioridades que dice que lo primero es el entorno -la familia, el lugar donde se vive- es que se nota que el municipio no está perdiendo el tiempo, que no tolera, al menos es mi impresión, que los días pasen miserablemente sin ejecutar algo o se consuman en largos debates sobre si conviene hacer esto u lo otro y paralizando la ciudad mientras tanto.

Taxímetros sin control

| 04:00 En tres meses los taxímetros pasaron a convertirse en dispositivos sin utilidad, casi ornamentales, al menos en la provincia de Manabí.