Viernes 28 Agosto 2015 | ACTUALIZADO HACE: 28 minutos
De desfiles y cachiporreras

Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

Foto:
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

De desfiles y cachiporreras

Domingo 28 Octubre 2007 | 23:32

En la entrega dominical anterior opinamos sobre lo cansino, fastidioso y hasta desesperante que se tornan los desfiles que se realizan en nuestras ciudades en sus días clásicos, cuando por obra, gracia y decisión de sus integrantes, las antes denominadas bandas de guerra dejan, a propósito, un largo espacio por delante - a veces de hasta tres cuadras – para tener tiempo de lucir sus “pintas” interpretando sus ejecuciones sonoras sin la interferencia de otras bandas.

Igualmente, las bastoneras que con elegancia, belleza y destreza hacen malabares con sus cachiporras, aunque éstas son gentiles al mostrar sus atractivos femeninos que destacan por los especiales modelos de los uniformes que visten para el caso. Y no es que esté mal el deseo de sobresalir o de exhibir las cualidades que poseen. Lo discutible y hasta censurable es la manera de hacerlo, subrayo, dirigidos por los instructores que, al parecer, se han quedado en la historia. Porque, si nos fijamos y escuchamos con acuciosidad, las bandas no cambian el ritmo de las marchas que ejecutan, siendo un soplar constante de cornetas, instrumentos que no facilitan la interpretación musical; apenas sirven para una acústica sin mayor control que la fuerza del soplo del ejecutor del mismo, es decir del cornetista, que a veces son niños y niñas empujados a tan exigente labor. Por eso las notas de las bandas se escuchan chillonas, debido a que no todos sus integrantes son de igual capacidad pulmonar o de fuerza en sus mejillas para impulsar el volumen suficiente de aire que facilite emitir a todos el mismo nivel de sonidos. ¿Han observado cómo los llamados “carrillos” de los cornetistas se inflan abundantemente? Claro, es por el gran esfuerzo que demanda soplar las cornetas, instrumento que no permite la variedad de notas que se puede lograr con la trompeta. Por eso la sugerencia del domingo anterior: una transformación gradual de banda marcial a banda musical, consistente en el cambio de instrumentos y de capacitación o educación de los integrantes. La incorporación de trompetas, saxofones y las liras darán a las bandas el complemento para interpretar verdadera música, no solamente la popular y bailable, sino de toda clase, inclusive la marcial, a través de notas ejecutadas con solvencia y con el uso de los instrumentos requeridos. Para ello, y en tiempos de cambios, habrá que retomar la materia de música en los colegios y las escuelas, enseñanza que se mantenía hasta hace pocas décadas en el pensum de estudios oficial, pero que reformistas educadores la erradicaron al igual que a la moral y la cívica, con las consecuencias que ahora lamentamos. Entonces, autoridades y estudiantes deberán, los primeros, buscar los recursos para lograr los instrumentos y el profesor adicional; y los segundos, para poner el empeño de aprender lo que, de ser bien aprovechadas sus cualidades musicales, puede ser una profesión en el futuro inmediato: la de músico.

+ NOTICIAS

¿Hasta cuándo la intervención?

Orlando Barcia Farías | 04:00 El Consejo de Educacion Superior (CES) y el SENESCYT, cuando tomaron la resolución de intervenir a la ULEAM manifestaron que lo hacían por un tiempo de tres meses, en razón del clima de violencia universitaria e irregularidades que venían ocurriendo en su interior; y que durante este tiempo se deberían realizar democráticamente las elecciones de nuevas autoridades.

¿Gobiernos “Progresistas”?

Diego C. Delgado Jara | 04:00 Cuando se haga un balance histórico de la mal llamada “revolución ciudadana” tendrá que anotarse que durante su mandato su líder único y presidente se encargó de corretear por todo el país, sabatina tras otra, promoviendo, propagandizando, y procurando convencer a los incautos, que la riqueza nacional debía quedar en manos de las grandes corporaciones extranjeras.

Anuncios y medidas

Jorge Zambrano García | 04:00 En agosto se han dado muchos acontecimientos políticos, económicos; ahora alteraciones naturales en el Cotopaxi y un iluminado que, para colmarnos de malos presagios, anuncia el fenómeno El Niño, concretando un panorama bastante depresivo para cualquier ciudadano y país.

Hay que motivar a la reforestación

Editorial | 04:00 Es una actividad que el Gobierno Provincial de Manabí ha venido desarrollando desde hace algunos años, invitando a la comunidad a participar en la reforestación del amplio territorio de su jurisdicción, para combatir y/o prevenir el avance del desierto.

Agencias predicen que “el niño” será fuerte

Editorial El Diario | 05:00 Una mayor coordinación en la red de defensa contra eventualidades

¿Subirá el precio del petróleo?

José Ramón Moreira Aliatis | 04:00

Nos quejamos por todo…

Carlos Caicedo Dueñas | 04:00

El país requiere paz

Alfonso Delgado González | 04:00 El país ha estado pasando por momentos difíciles en lo ecológico, económico y político. Y como consecuencia de este último factor, con la estabilidad gubernamental. El volcán Cotopaxi inició un proceso eruptivo con cenizas que caían a más del sector que lo rodea, en lugares de provincias cercanas como Pichincha, Santo Domingo, Guayas, Los Ríos, Manabí.

Todos deben estar listos al ajuste de los cinturones

Editorial El Diario | 04:00 La señal enviada por el gobierno nacional al anunciar un segundo recorte presupuestario, entendemos estará siendo receptada con la consideración del caso. Especialmente por todas las personas jurídicas dependientes directas o indirectamente del fisco, como son, por ejemplo, los gobiernos descentralizados provinciales y cantonales.