Martes 31 Marzo 2015 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 18 minutos
De desfiles y cachiporreras

Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

Foto:
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

De desfiles y cachiporreras

Domingo 28 Octubre 2007 | 23:32

En la entrega dominical anterior opinamos sobre lo cansino, fastidioso y hasta desesperante que se tornan los desfiles que se realizan en nuestras ciudades en sus días clásicos, cuando por obra, gracia y decisión de sus integrantes, las antes denominadas bandas de guerra dejan, a propósito, un largo espacio por delante - a veces de hasta tres cuadras – para tener tiempo de lucir sus “pintas” interpretando sus ejecuciones sonoras sin la interferencia de otras bandas.

Igualmente, las bastoneras que con elegancia, belleza y destreza hacen malabares con sus cachiporras, aunque éstas son gentiles al mostrar sus atractivos femeninos que destacan por los especiales modelos de los uniformes que visten para el caso. Y no es que esté mal el deseo de sobresalir o de exhibir las cualidades que poseen. Lo discutible y hasta censurable es la manera de hacerlo, subrayo, dirigidos por los instructores que, al parecer, se han quedado en la historia. Porque, si nos fijamos y escuchamos con acuciosidad, las bandas no cambian el ritmo de las marchas que ejecutan, siendo un soplar constante de cornetas, instrumentos que no facilitan la interpretación musical; apenas sirven para una acústica sin mayor control que la fuerza del soplo del ejecutor del mismo, es decir del cornetista, que a veces son niños y niñas empujados a tan exigente labor. Por eso las notas de las bandas se escuchan chillonas, debido a que no todos sus integrantes son de igual capacidad pulmonar o de fuerza en sus mejillas para impulsar el volumen suficiente de aire que facilite emitir a todos el mismo nivel de sonidos. ¿Han observado cómo los llamados “carrillos” de los cornetistas se inflan abundantemente? Claro, es por el gran esfuerzo que demanda soplar las cornetas, instrumento que no permite la variedad de notas que se puede lograr con la trompeta. Por eso la sugerencia del domingo anterior: una transformación gradual de banda marcial a banda musical, consistente en el cambio de instrumentos y de capacitación o educación de los integrantes. La incorporación de trompetas, saxofones y las liras darán a las bandas el complemento para interpretar verdadera música, no solamente la popular y bailable, sino de toda clase, inclusive la marcial, a través de notas ejecutadas con solvencia y con el uso de los instrumentos requeridos. Para ello, y en tiempos de cambios, habrá que retomar la materia de música en los colegios y las escuelas, enseñanza que se mantenía hasta hace pocas décadas en el pensum de estudios oficial, pero que reformistas educadores la erradicaron al igual que a la moral y la cívica, con las consecuencias que ahora lamentamos. Entonces, autoridades y estudiantes deberán, los primeros, buscar los recursos para lograr los instrumentos y el profesor adicional; y los segundos, para poner el empeño de aprender lo que, de ser bien aprovechadas sus cualidades musicales, puede ser una profesión en el futuro inmediato: la de músico.

+ NOTICIAS

¡Saludos de don Filemón!

Ricardo de la Fuente | 04:00 Hace unas semanas, me hice un lindo regalo. El auto-obsequio consiste en un mueblecito cuadrado, de madera clara, parecido a un cajón, que simula una radio antigua, de aquellas que sólo tenían tres perillas y un dial luminoso. El aparato no sólo es una radio de muy buen sonido, sino que también acepta discos compactos y, para más modernidad, también tiene un “puerto” donde insertar una memoria electrónica. O sea que de antigua, sólo tiene la pinta.

Crear la necesidad…

Lenin Manuel Moreira M. | 04:00 E s una táctica del capitalismo en una estrategia global e integral a través de los medios masivos de publicidad que cumplen su labor de empresas, lo que significa que a quien le toca interpretar la oferta es al lector o receptor del mensaje de los organismos comerciales.

Lo sustantivo del poder

Mauro Guillem Zambrano | 04:00 Aquello de la economía productiva y solidaria, planteada por PAIS en el 2006, ha quedado sepultada en el archivo de los burócratas mayores.

Hay que repotenciar la vía Colón- Quimís

Editorial El Diario | 04:00 Fue construida por el Consejo Provincial de Manabí durante la administración del prefecto Clemente Vásquez.

Alcalde sin “chip”

Douglas Vaca Vera | 04:00 El burgomaestre de Portoviejo pidió a toda la población que debía cambiar el “chip”, para enfrentar la nueva realidad de progreso y desarrollo que vive la ciudad. Pero al parecer, el único que no ha cambiado su “chip” es precisamente el Alcalde. Así lo demostró en su discurso frente al Presidente, en la sesión solemne el pasado 12 de Marzo. Se esperaba escuchar un Alcalde con su “chip” renovado, hablándole con altivez al mandatario y denunciando los graves problemas de Manabí. Pero el “chip” se convirtió en alfombra. Faltó la testosterona.

Atención a los mercados barriales

Editorial de El Diario | 04:00 Son la fuente de aprovisionamiento de los víveres que a diario la mayoría poblacional adquiere para sus necesidades alimenticias, por lo que la afluencia de personas a los mercados barriales populares siempre es numerosa.

¡El ceibo, esos fantasmas… !

Thalía Cedeño Farfán | 04:00 ¿Que van a declarar al ceibo un ícono de la provincia? ¡magnífico! Merecen un aplauso las instituciones que así lo hagan en Manabí.

Su retorno, buena noticia...

| 04:00 Estoy seguro de coincidir con muchos ecuatorianos y también con “medio Manabí”, que el retorno de la exministra y exembajadora en los USA, la portovejense Nathalie Cely a ocupar el Ministerio Coordinador de la Producción, Empleo y Competitividad, en cuyo desempeño se distinguió en este mismo régimen, es una buena noticia para Ecuador. Y ni qué decir para nuestra provincia, dado que ella con su amplia experiencia como pocas personas conoce tantas particularidades de la patria y de esta “provincia del milenio” como altos ejecutivos del Gobierno califican a Manabí.

Se produjo el “Prodigio”

Juan García | 04:00 El curioso prodigio de la licuefacción de la sangre de San Jenaro, que tiene lugar sólo en tres fechas fijas cada año, se produjo el sábado, día 21, cuando el papa Francisco impartió la bendición con la reliquia del obispo martirizado en el año 305 y venerado por los napolitanos como muy pocos santos en todo el planeta.