Sábado 30 Agosto 2014 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 2 minutos
De desfiles y cachiporreras

Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

Foto:
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

De desfiles y cachiporreras

Domingo 28 Octubre 2007 | 23:32

En la entrega dominical anterior opinamos sobre lo cansino, fastidioso y hasta desesperante que se tornan los desfiles que se realizan en nuestras ciudades en sus días clásicos, cuando por obra, gracia y decisión de sus integrantes, las antes denominadas bandas de guerra dejan, a propósito, un largo espacio por delante - a veces de hasta tres cuadras – para tener tiempo de lucir sus “pintas” interpretando sus ejecuciones sonoras sin la interferencia de otras bandas.

Igualmente, las bastoneras que con elegancia, belleza y destreza hacen malabares con sus cachiporras, aunque éstas son gentiles al mostrar sus atractivos femeninos que destacan por los especiales modelos de los uniformes que visten para el caso. Y no es que esté mal el deseo de sobresalir o de exhibir las cualidades que poseen. Lo discutible y hasta censurable es la manera de hacerlo, subrayo, dirigidos por los instructores que, al parecer, se han quedado en la historia. Porque, si nos fijamos y escuchamos con acuciosidad, las bandas no cambian el ritmo de las marchas que ejecutan, siendo un soplar constante de cornetas, instrumentos que no facilitan la interpretación musical; apenas sirven para una acústica sin mayor control que la fuerza del soplo del ejecutor del mismo, es decir del cornetista, que a veces son niños y niñas empujados a tan exigente labor. Por eso las notas de las bandas se escuchan chillonas, debido a que no todos sus integrantes son de igual capacidad pulmonar o de fuerza en sus mejillas para impulsar el volumen suficiente de aire que facilite emitir a todos el mismo nivel de sonidos. ¿Han observado cómo los llamados “carrillos” de los cornetistas se inflan abundantemente? Claro, es por el gran esfuerzo que demanda soplar las cornetas, instrumento que no permite la variedad de notas que se puede lograr con la trompeta. Por eso la sugerencia del domingo anterior: una transformación gradual de banda marcial a banda musical, consistente en el cambio de instrumentos y de capacitación o educación de los integrantes. La incorporación de trompetas, saxofones y las liras darán a las bandas el complemento para interpretar verdadera música, no solamente la popular y bailable, sino de toda clase, inclusive la marcial, a través de notas ejecutadas con solvencia y con el uso de los instrumentos requeridos. Para ello, y en tiempos de cambios, habrá que retomar la materia de música en los colegios y las escuelas, enseñanza que se mantenía hasta hace pocas décadas en el pensum de estudios oficial, pero que reformistas educadores la erradicaron al igual que a la moral y la cívica, con las consecuencias que ahora lamentamos. Entonces, autoridades y estudiantes deberán, los primeros, buscar los recursos para lograr los instrumentos y el profesor adicional; y los segundos, para poner el empeño de aprender lo que, de ser bien aprovechadas sus cualidades musicales, puede ser una profesión en el futuro inmediato: la de músico.

+ NOTICIAS

La Manga del Cura es manabita

Enrique Delgado Coppiano | 04:00 Esto nadie lo puede refutar con documentos válidos, y lo que fue un problema jurisdiccional entre Pichincha y Manabí por la cantonización de El Carmen y Santo Domingo, luego de largas jornadas de ejercicio del manabitismo por la ciudadanía y autoridades de nuestra provincia, con instantes muy críticos para Manabí, como la tragedia del 4 de diciembre de 1966, en que 33 vidas jóvenes de hermanos manabitas se truncaron ante un represivo accionar no justificado de la fuerza pública enlutando a muchos hogares nuestros.

¿Eres feliz..?

Fernando Naranjo-Villacís | 04:00 ¡Nacemos para ser felices! Mantener este precepto, a lo largo de nuestro transitar por este valle de aventuras terrenales, constituye el sentido de vivir. La vida nos marca un camino. La gran tarea será: aprender a cultivar nuestra mente. Dar los pasos acertados para no agotar nuestro entusiasmo. Estimular aquellos ideales que nos serán gratos en el transcurrir de los años.

La Manga del Cura es Manabita

Enrique Delgado Coppiano | 04:00

¿Eres feliz..?

Fernando Naranjo Villacís | 04:00 ¡Nacemos para ser felices! Mantener este precepto, a lo largo de nuestro transitar por este valle de aventuras terrenales, constituye el sentido de vivir.

Normar la vida de los pueblos

Libertad Regalado E. | 04:00 Cambiar las estructuras culturales, sociales, administrativas; construir pueblos sobre las cenizas de otros y en lugares desconocidos, debió ser una tarea titánica. Por encargo de los Reyes Católicos en 1501 se inicia en Hispanoamérica la construcción planificada de las ciudades, Santo Domingo sería la primera en levantarse con trazo de “damero”.

Los permisos del Cuerpo de Bomberos

Editorial El Diario | 04:00 Mediante acuerdo ministerial firmado por la principal de la cartera de Salud, Carina Vance, se dispone que el certificado de revisión del Cuerpo de Bomberos no sea requisito obligatorio para que ciertos establecimientos comerciales puedan obtener el permiso de salud y sigan o inicien su funcionamiento.

82 por ciento

Arturo Ceballos Delgado | 04:00 Como lo dijo el presidentes en su última sabatina es el 82% que por concepto de carga de importación y exportación manejan Guayaquil y sus puertos fluviales, es un monopolio que debe ser prohibido por ley, ya que afecta los intereses portuarios de otros y al País entero

Lloremos juntos, don Solón. .

Mauro Molina | 04:00 ¿Por qué no? Perseguimos una buena causa. Y nos descargamos mutuamente de las perfidias, no femeninas, sino del vivir. Ud. llora con sabor a río perdido y yo requebrando por un aeropuerto, perdido en lontananza para jamás (por lo menos hasta que el socialismo del siglo XXI deje el poder) regresar. En su artículo El río Portoviejo Llora, Solón Pinoargote Sánchez expresa “Es una pena, transitar por el cauce del río Portoviejo. . .” En él, muestra su desesperación de ver el lecho de un río que durante los años 50 fue un caudal constante. Que en los inviernos desbordábase inclemente. Llegaba a las pistas del venerable Recreo como “daña baile” de aquellos que como yo y miles de portovejenses movían el esqueleto a los sones de Blacio Jr, de la San Luis Blue de Manta. Y de los Jokers. De ese río que traía balsas con productos agrícolas y a las riberas del San José eran ofrecidas al paisano que llegaba a comprarlos. Ah, días aquellos cuando sus aguas recibían el beso casto de los sauces llorones.

¿Qué pasa…?

J. Maldonado F. | 04:00 Así como los niños preguntan qué es, para qué, cómo y por qué, los adultos de la época actual nos peguntamos “qué pasa…” Y mientras más investigamos y más respuestas surgen, tenemos nuevos qué pasa, porque seguimos sin entender las variables donde sólo había constantes, y con cada vez mayores variaciones.