Actualizado hace: 20 minutos
MANTA
Dos niños murieron calcinados en un incendio en su casa
familiares de los pequeños arreglaban los cuerpos calcinados de los menores para su velatorio

El escenario era doloroso. Ver los cuerpos de dos menores de edad completamente calcinados llenó de tristeza y desconsuelo a la familia Mendoza Zamora.

Lunes 22 Octubre 2007 | 20:52

Ellos perdieron a sus dos hijos en un incendio ocurrido el sábado último en su domicilio, en el sitio El Guayabo de la parroquia Chica, en Esmeraldas.Sebastián Mendoza Zamora (3) cuidaba de su hermanito Jhon Mendoza Zamora (1), cuando se inició el fuego. Los cadáveres de los niños llegaron ayer en horas de la mañana a Manta, en sencillos cofres, siendo velados en una vivienda del sector Horacio Hidrovo y sepultados en el cementerio de la parroquia Eloy Alfaro en la tarde. Los padres de los menores, Jorge Mendoza y Lili Zamora, son oriundos de Manta. Hace seis años decidieron trasladarse a El Guayabo para conseguir una mejor vida, donde se dedicaron a la agricultura sin pensar que el destino les arrebataría a sus dos únicos hijos, Sebastián y Jhon, de 3 años y 18 meses respectivamente. La desgracia Llorando, el abuelo de las víctimas, Vicente Mendoza, narró lo que sucedió. Dijo que desde muy temprano todos los que vivían en esa casa, a excepción de los menores, salieron a los cultivos. Estaban en sus labores agrícolas cuando escucharon una fuerte explosión y vieron las llamaradas que salían de una vivienda, para inmediatamente trasladarse hasta su hogar. Al llegar comprobaron que las dos bombonas de gas habían explotado y el fuego había consumido todo lo que encontró. El intento por salvar a los niños fue inútil, pues cuando el incendió se apagó solo encontraron los cuerpos calcinados. El Guayabo es un campo muy apartado del pueblo, para llegar hasta el lugar hay que cruzar en lanchas por un río. Los bomberos arribaron cuando ya todo se había perdido.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala