Actualizado hace: 6 minutos
La salud en Manabí sigue en emergencia
La salud en Manabí sigue en emergencia
Por: Irina Bowen
ing_irina@hotmail.com

Martes 11 Febrero 2020 | 04:00

Cuando hablamos de la salud en Ecuador, y especialmente en Manabí, vienen a nuestra mente la gran espera en las emergencias, la falta de medicinas, camas y de especialistas, la tardanza en la atención especializada, el 1800IESS que posterga toda cita, los centros de salud de primer nivel vistos con desconfianza porque creen que no están aptos para la atención y por ello colapsan los hospitales de segundo nivel, un hospital de especialidades nuevo, pero sin equipos ni herramientas y donde los especialistas son del hospital nivel 2, donde hay más personal administrativo que especialistas atendiendo los problemas de salud; en fin, de manera general, casi nadie dice cosas buenas, más bien el balance es negativo, por no decir un desastre.

Y en ese orden, vemos a una ministra de salud jovencita, tomando decisiones sobre la vida o la muerte de los ecuatorianos, involucrada en negocios de medicina que no sirven para nada; que no escucha, tal vez si lo hiciera algo solucionaría; autoridades de control que no controlan, presupuesto de salud reducido, dinero tomado del IESS que no es devuelto y por ello la crisis, sobrepoblación de enfermos, escasez de médicos especialistas, campañas preventivas y de educación en salud que no se notan, en fin,  la gran carga de malestares.
Bajo esta radiografía,  quienes están inmersos en el sistema de salud pública dirán que es exagerado lo que aquí se dice y que nos pongamos en sus zapatos para ver cómo son las cosas; pero yo les pregunto; ¿qué se está haciendo para solucionar los problemas de gran demanda de enfermos; de insatisfacción de los usuarios por un servicio que se vuelve caótico y deficiente con el pasar de los días, cuando no hay las medicinas en la farmacia pública, cuando los médicos desconocen que no hay tal o cual medicamento en dicha farmacia?.
Definitivamente, creo que más bien hay que ponerse en los zapatos del usuario, del que hace sus aportes al IESS, y que no ve retribuido en servicios su dinero aportado, del enfermo que con un dolor de muerte no encuentra una cama en emergencia porque están ocupadas, del común ciudadano que mira desde afuera cómo hay dinero para cosas menos importantes y para la  salud sólo limosnas, para quienes vemos tremendos edificios para la policía, la judicatura, los ministerios, las instituciones administrativas, y para hospitales no; pues todavía  se atiende en carpas a los enfermos en algunos cantones.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: