Actualizado hace: 1 hora 26 minutos
Oswaldo Valarezo Cely
Micropolinizadores del cacao

En los ecosistemas de cacao, cultivo tradicional de gran importancia socioeconómica y ambiental, ocurre un interesante fenómeno natural, donde actúan armónicamente insectos y plantas.

Domingo 26 Enero 2020 | 04:00

El 95% de la fecundación del aromático cacao depende exclusivamente de los insectos, las flores de caprichosa conformación requieren la imprescindible visita de imperceptibles mosquillas que se introducen donde sólo ellas pueden hacerlo y luego trasladan el polen a otras inflorescencias. Caso contrario, las plantas de cacao serían improductivas, a diferencia de la mayoría de especies vegetales cuya polinización es favorecida por el viento, lluvias, abejas e insectos de mayor tamaño.
Para cumplir su noble misión, los diminutos polinizadores deben mantener inalterable el medio donde habitan. Por fortuna, en nuestras huertas cacaoteras no se recomienda usar insecticidas químicos porque las posibles plagas son reguladas naturalmente al ser depredadas por otros insectos y demás organismos que comparten el mismo lugar.
Descartándose dichos plaguicidas, es prioritario proteger los nichos donde desarrollan su corto ciclo biológico las continuas generaciones de mosquillas polinizadoras, que en sus estados inmaduros permanecen y se alimentan en medio de la hojarasca y residuos vegetales que incluyen cascarones de las “mazorcas” poscosechadas , mismas que deben incorporarse a la superficie de las fincas de cacao.
Estudios del INIAP en Manabí confirmaron la biodiversidad de estas diminutas especies insectiles, así como la importancia de fomentar los sustratos que conforman la cobertura del suelo de las plantaciones y el eficiente servicio ambiental de estos micropolinizadores. El clima también influye, pues las mayores floraciones del cacao ocurren en la época lluviosa, coincidente con las abundantes poblaciones de mosquillas, favorecidas por la alta biodegradación de los materiales orgánicos del sustrato alimenticio.
Conocido el escaso aporte oficial a la agricultura, por lo menos, conviene que defienda y difunda este beneficioso proceso natural y más que nada desestimulen el uso de insecticidas entre los productores cacaoteros ; así les evitarían incrementar los costos de producción, mantener o mejorar su productividad y contribuir con la preservación del medio ambiente y recursos naturales . Aspectos a considerarse en vista de que los europeos están legislando en favor de los polinizadores, y que los mercados internacionales cada vez son más exigentes acerca de la inocuidad de alimentos importados. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala