Actualizado hace: 1 hora 29 minutos
Alfredo Saltos Guale
Resultados de la desidia

El domingo pasado, dentro de un amplio despliegue informativo, el diario El Universo de Guayaquil hizo conocer a la opinión nacional, con datos muy precisos ayudados por fotografías que avergüenzan, el deplorable estado en que se encuentran los canales de distribución de agua para uso como potable y con fines de riego del proyecto Carrizal-Chone, así como su evidente paralización, luego de haber sufrido el impacto del terrible sismo que azotó a la provincia hace casi cuatro años, el 16 de abril del 2016. Este hecho fue también evidenciado con no menos certeza y frontalidad por El Diario, en varias oportunidades.

Sábado 25 Enero 2020 | 04:00

El referido reportaje ratifica que se tuvo que recurrir a un tedioso préstamo al Banco del Estado por 17 millones para poder afrontar la reparación de esa fundamental obra, cuando por concepto de la ley y el aporte del pueblo  se comprometieron valores cercanos a los tres mil millones de dólares, que estuvieron casi inmediatamente disponibles para destinos superiores, entre los que se encontraba la urgente habilitación de las obras de contención de corrientes hídricas para su ulterior empleo para el abastecimiento de agua potable a las sedientas poblaciones manabitas y a los áridos campos, secos por el abrasador sol, impedidos de incorporarse a la producción nacional. Sin embargo, ahora lamentamos que no se hayan concluido los trabajos, habiendo transcurrido tanto tiempo que bien hubiesen podido servir para obtener variadas y significativas cosechas.
En el cuarto informe presentado a la Asamblea Nacional por la Secretaría Técnica de Reconstrucción, se señala que se destinaron para 574 proyectos más de 2.662 millones, de los cuales apenas se aplicaron 207 millones para lo que se denominó reactivación productiva, es decir, sólo el 9% del gran total  cuando esa fase era la de mayor trascendencia, no teniéndose evidencias que de ese rubro se hayan dirigido fondos suficientes para la rehabilitación de los canales, no sólo los correspondientes al proyecto Carrizal-Chone sino para ninguno de  los otros calificados de emblemáticos por el régimen anterior.
La agricultura provincial, afectada por el sismo, fue lamentablemente relegada por la negligencia oficial, suceso recogido en varias notas periodísticas que desdicen de la rectitud de los funcionarios públicos que estuvieron a cargo de   la reconstrucción, ampliamente financiada con el aporte del pueblo ecuatoriano y de la cooperación internacional, ambos vergonzosamente defraudados.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala