Actualizado hace: 1 hora 25 minutos
Galo Barcia Flor
El Bicentenario…

Sábado 18 Enero 2020 | 04:00

Este próximo 18 de octubre, Portoviejo, la ciudad querida, celebrará doscientos años de libertad. De hecho, y, por ser una gesta que armoniza la historia, ya los portovejenses nos estamos preparando para que el acontecimiento de sublime valor memorial no pase inadvertido.

Y hasta donde conozco, hay un sentir luminoso, que se engarza a la participación unánime de sus habitantes de todos los estratos, capaz de que el señalamiento histórico sea de magnificencia y vuelos etéreos. Y me parece un acierto sincero, que al frente de esta conmemoración se encuentre el arquitecto Carlos Vázquez, por ser un ciudadano de intachable presencia y entusiasmo contagioso.
De hecho, será una celebración de puertas para afuera. No en el mendigaje apurado de acciones, que dándose, aun con brillo, no pasan del momento vivido; no con la estrechez de manos y espíritus cerrados, que más son para dejarse ver que para dejar enseñanzas ejemplares… porque la agenda programada y que será cumplida con estrictez y precisión,  abarca diversas actividades, para las que se han conformado algunas comisiones, todas ellas con la presencia de prestantes ciudadanos, que comparten el hecho real a celebrar.
Y, por supuesto, todo ello de acuerdo con el dato histórico que sobrevive en el tiempo ya casi doscientos años; y, que, el poeta cantor de la ciudad, don Vicente Amador Flor, lo rememora con su tesitura lírica suprema en su bellísimo Canto a Portoviejo...
El vuelo concebido para estos festejos, a mi modo de ver, tiene un recado para el porvenir, para el mañana de las nuevas generaciones, que no solo será una vivencia feliz del pasado, pues se inmortalizará el hecho con obras tangibles, aupadas a la imaginación prodigiosa de quienes estarán a cargo de ellas.
Gracias, Carlos, por haberme incluido en la comisión Cronistas de Portoviejo, que sin dudas me  honra de muchas formas, en ese marco maravilloso de escribir las historias vividas en mi ya larga vida. Las retretas del parque Central, que yo siento, guardan aún las melodías piadosas con el encanto, de aquellos pianos maravillosos; los fuegos artificiales  preparados por los comerciantes chinos; los aguadores, soldadores y vendedores ambulantes de leche, serán algunos de los temas que estoy preparando. Bueno, yo soy portovejense de cepa y voy al encuentro de los sueños...
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala