Actualizado hace: 7 minutos
Jorge Luis Bowen Loor jorgebowen@hotmail.es
La realidad en Ecuador

Nuestros derechos constitucionales ante el imperio de la Ley y la Justicia están en grave peligro de extinción porque no se está haciendo justicia a los afectados por el sistema de leyes implantado por el anterior Gobierno del expresidente Rafael Correa Delgado.

Viernes 11 Octubre 2019 | 04:00

Todos hablan de este asunto y en las diferentes esferas del poder, de cómo han administrado la justicia y las arcas públicas en las diferentes instituciones del Estado. Y aunque ustedes no lo crean respetados lectores, Rafael Correa tomó al Ecuador como de su propiedad, ahora es prófugo de la justicia y de las leyes que en su momento decretó.
Francamente, muy pocos son los que valoran nuestro país, las leyes y la justicia para que puedan pronunciarse verdaderamente de esta triste realidad en la República del Ecuador. La verdad y la justicia duermen en los juzgados y en los más altos órganos de justicia. La corrupción acampa tan plácidamente, decidiendo lo que el presidente Lenín Moreno Garcés deba decir; tergiversando la delicada situación y asfixiando la economía de los ecuatorianos con reformas que solo benefician al Gobierno, sus socios y al FMI.
Con los recursos naturales de Ecuador; agricultura, ganadería, pesca, petróleo, minas y sus nueve centrales hidroeléctricas, entre otros, la solución de los graves problemas económicos que viene atravesando Ecuador está en manos de Lenín Moreno Garcés. Él tiene que hacer todos los esfuerzos posibles para que el gran mal de la corrupción no se constituya en un motivo de preocupación y mucho menos una carga para quienes tienen la responsabilidad de hacer frente a la corruptela, para alcanzar así la estabilidad, el bienestar y la paz.
La verdadera prensa, los verdaderos periodistas e intelectuales que vienen desarrollando su noble labor en los diferentes medios de comunicación de Ecuador, están de acuerdo en que todos los recursos naturales y energías del país se deben consagrar a la consecución del bienestar de todos.
Si todos están de acuerdo podremos llevar una vida relativamente holgada sin privaciones y sufrimientos; si los servidores públicos, asambleístas, ministros, embajadores, misiones diplomáticas, tuvieran un salario normal y se les eliminara ciertos privilegios, así como al presidente de Ecuador que recibe tres sueldos, la legislación ecuatoriana debe intervenir para que no abuse de las arcas públicas y dejarlo con un salario, porque si no es así, al terminar su mandato serán cuatro sueldos que se pagarán de las arcas públicas.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala