Actualizado hace: 2 horas 41 minutos
La misma cantaleta gubernamental
La misma cantaleta gubernamental
Por: Jaime Enrique Vélez

Domingo 06 Octubre 2019 | 04:00

El Presidente de la República nos ha asestado una estocada más, subiendo el valor comercial de los combustibles a nivel nacional.

Históricamente las gasolinas se abarataban en el mercado interno gracias al subsidio económico que donaba el gobierno nacional, subvención que permitía que los pasajes vehiculares y el costo de muchos productos no sufrieran incrementos, evitando un alza inflacionaria que caotizaría la economía nacional.

Cercanos están esos días en que Ecuador tuvo bonanza económica, lo que nos dio un sosiego social y un cierto alarde de lograr un desarrollo financiero y monetario, porque nuestro petróleo se cotizó internacionalmente a precios nunca antes logrados. Los economistas y otros profesionales afines, sugerimos al presidente del país en esos tiempos ahorrar en un fondo para enfrentar futuras crisis, muy comunes en una débil economía como la nuestra. Se hizo todo lo contrario, se despilfarró, se subieron sus sueldos, llegando a la desfachatez y grosería de pagarse un bono económico por la “eficiencia en su labor gubernamental”. Se crearon necesidades y construyeron “elefantes blancos” que hasta la fecha no sirven ni sacan de algún apuro. Y lo que nunca nos explicaron es que con todo ese caudal de plata que recibían, por qué endeudaron internacionalmente más allá de lo permitido al país. Prohibido olvidar, ecuatorianos.
Estas medidas económicas no son nuevas, recordemos que los anteriores presidentes hicieron lo mismo o peores cosas. Estamos tan endeudados con los prestamistas foráneos que hemos perdido nuestra soberanía y libertad y debemos acatar dócil las “recetas económicas” que ellos nos imponen. Para ellos es más fácil meter la mano al abatido bolsillo de los ecuatorianos, eso muestra que les falta capacidad y conocimientos para enfrentar las crisis por ellos mismos generadas. La riqueza se logra con trabajo y producción.  
Con la difusión del Decreto Ejecutivo ordenando estas - medidas, las calles del país se han convertido en verdaderos polvorines, han regresado a la usanza atávica las manifestaciones populares, las principales vías y caminos son obstruidos por indígenas y campesinos que se ven perjudicados en sus peculios, sin soslayar al pueblo llano que subsiste con lo que logra en el diario medrar, pagando onerosos impuestos fiscales, para morirse en las puertas de los hospitales.
Por su parte, los gobernantes canturrean la misma y cansada cantaleta de siempre para justificar su aleve golpe al pueblo. Luchemos por tener un país grande e independiente.

 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: