Actualizado hace: 1 hora 38 minutos
Judicialización de la política
Judicialización de la política
Por: Solón Pinoargote Sánchez

Domingo 06 Octubre 2019 | 04:00

Antes de abordar este tema de vital importancia actual, y previo a un somero comentario del mismo, debemos conocer, desde el punto de vista estrictamente jurídico-conceptual, sobre en qué consiste la Justicia.

 Afamados pensadores del Derecho como el Prof. Guillermo Cabanellas, y connotados hacedores del mismo como el macedonio Justiniano, expresan que ésta es el Supremo ideal que voluntaria y constantemente se da a cada uno lo suyo; (Constans et perpetua voluntas jus su un cuique tribuendi). La justicia en época del imperio romano constituía una virtud debido al recto proceder conforme al derecho y la razón. En nuestro País la técnica y la hermenéutica jurídica cada vez es más escasa en todos sus niveles, puesto que la interpretación que se le hace al Ordenamiento Legal, es poco menos que vergonzosa, causando horror y espanto al extremo de lacerar la inteligencia de quienes conocemos el Derecho y la aplicación de la justicia. No se requiere ser docto en la materia ni ser apergaminado para entender la judicialización de la política.  Es verdad que en nuestro medio la justicia siempre fue manipulada por políticos corruptos lastimosamente. Pero, también es cierto, que como se lo hace actualmente jamás, tomando en consideración que con este desgobierno todo se lo hace aún contra la voluntad soberana emanada del pueblo como es el caso concreto de la destitución de cuatro miembros del Consejo de participación Ciudadana, cuya institución e integrantes habían sido decidido en las urnas en la consulta popular última; es radicalmente sectaria y lo que es peor, dictan sentencias condenatorias sin las pruebas que la Ley y el sentido común exigen, únicamente por presunciones, o porque a alguien se le ocurrió señalar. Todas estas actitudes constituyen vergüenza nacional, pues colocaron a los judas, (compadres, interesados, dependientes, enemigos y paniaguados, etc.) para perseguir a quienes siempre constituyeron y constituirán, una piedra en el zapato. Empero, como por principio somos optimistas, sabemos que esta vergonzosa situación cambiará radicalmente, toda vez que un día los ecuatorianos explotarán y pedirán cuenta de los atropellos acaecidos; mientras tanto ellos, pagarán tras las rejas su desgobierno, huyendo y escondiéndose hasta debajo de las piedras. Así como encontramos malos estudiantes; encontramos también pésimos ciudadanos: Los sabidos tontos y los tontos útiles. Con el recorrido de los años se nos permite equivocarnos menos, pero jamás no equivocarnos por la falibilidad de nuestra condición de humano.  La justicia en el Ecuador se encuentra en su peor momento, por lo que, consciente que desde que nos separamos de la Gran Colombia en 1830, nunca antes la administración de justicia tuvo un nivel tan bajo y degradante como el que se halla pasando, los ecuatorianos, de manera valiente, altiva y con la frente en alto, debemos protestar en calles y avenidas de la Patria, por el desgobierno al que nos han sometido los alcahuetes, chupa medias y gana gracias del imperio. VIVA LA PATRIA.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: