Actualizado hace: 19 minutos
Washington Meza Chávez
48 millones de sucres al agua

Tanto sacrificio que nos costó elaborar junto a mi equipo técnico, el estudio a diseño definitivo para una gran obra, el mercado de Mariscos Municipal, primordial para los portovejenses a principios de la década de los 90.

Domingo 22 Septiembre 2019 | 04:00

Este mercado había colapsado por insalubridad y porque su estructura mixta, hecha de madera, zinc y mampostería, ya había cumplido su ciclo de vida útil, haciéndose imperioso para los portovejenses un nuevo mercado, acorde a las exigencias del milenio que se aproximaba y de la cada vez más alta densidad demográfica de la capital manabita. Aquella estructura fue elaborada con los materiales que se extrajeron del mercado No. 1, situado en aquel entonces en la manzana comprendida entre las calles Pedro Gual, Chile, 9 de Octubre y Ricaurte. 
En la administración del ingeniero Eudoro Loor Rivadeneira (1988-1992), siendo mi persona concejal, presidente ocasional y vice-alcalde en el segundo periodo del concejo municipal de Portoviejo, era mi deber legislar y fiscalizar, además de planificar y aportar con las coyunturas de aquel momento, que gracias a mi vida profesional y política manejaba acertadamente, dentro y fuera de la provincia, y más aún, directamente con el Dr. Rodrigo Borja Cevallos, presidente del país. Conseguí una audiencia con un gran amigo, el ministro de Finanzas, ingeniero Jorge Gallardo Zabala, a quien le expuse el problema, en donde le explicaba a detalle la insalubridad y los problemas estructurales del viejo mercado, y entregué en sus manos los diseños definitivos del nuevo mercado de mariscos, que se sustentaba en un diseño moderno y funcional, cuyo costo de construcción era de 48,6 millones de sucres de aquella época. 
El ministro Jorge Gallardo acoge inmediatamente mi propuesta, sustentada en los diseños presentados por mi persona, entregando una partida presupuestaria al Concejo de Portoviejo, para que se inicie dicha obra, que se cumplió en los términos establecidos en el contrato adjudicado, dejando para Portoviejo una estructura de primer nivel.
Oh sorpresa, en los actuales tiempos el GAD Municipal está demoliendo dicha estructura, que aún prestaba todos los servicios para los que fue proyectada. Por lo mismo, sugiero imperiosamente como ciudadano portovejense, que se lo conserve, mejorando su estética y se remodele en concordancia con el diseño de la nueva Plaza Portoviejo. Con esto, se evitaría endeudar por más de 2 millones de dólares adicionales a la ciudad de Portoviejo. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala