Actualizado hace: 22 minutos
Destino
La cuna de guayaquil

Caminar a través de las calles empedradas del barrio Las Peñas te obliga a sumergirte en las raíces guayaquileñas.

Viernes 13 Septiembre 2019 | 11:00

 Y es que la ciudad de Guayaquil, ubicada a unas tres o cuatro horas de distancia de Manabí (por tierra), tiene una amplia oferta turística, que va desde los lugares más modernos hasta los más tradicionales. 

Hoy, concretamente, echaremos un vistazo a su valor patrimonial y lo que ofrece para el disfrute de los turistas nacionales y extranjeros. 
Cuna guayaquileña.  El cerro Santa Ana es el lugar donde nació Guayaquil, allá por el siglo XVI, cuando el español Diego de Urbina reasentaba la ciudad en las faldas de lo que se denominaba Cerrito Verde o Cerrito de la Culata.
La colina de 60 metros de altura es uno de los más importantes miradores de la ciudad, pues permite efectuar un recorrido visual con un giro de 360 grados, en el que se aprecia por el norte, la intersección de los ríos Babahoyo y Daule, que forman el Guayas; por el sur, el casco comercial de la ciudad; al este, la Isla Santay y Durán; y al oeste, el cerro del Carmen y el resto de la ciudad. 
Cabe destacar que en el mirador del cerro hay binoculares especiales para uso de los visitantes. 
El Cerro Santa Ana, además, es una zona turística cuyo acceso se da por las escalinatas Diego Noboa, que tiene 444 escalones, siendo un divertido desafío subir cada uno de ellos.
Además, en dicho camino el turista puede encontrar plazas, glorietas, museos, capilla, el faro, galerías de arte, tiendas de artesanías, cibercafés, bares y restaurantes. 
 
Antiguo.  En las faldas del cerro Santa Ana encontramos Las Peñas, un ícono indiscutible de Guayaquil, al ser su primer barrio (400 años de antigüedad). 
Su nombre se debe justamente a la cantidad de peñascos, pedregones y rocas calcáreas que poseía el cerro cuando se asentaron los españoles.
Este lugar tiene como particularidad su estilo arquitectónico de inicios del siglo XX. Sus casas son de madera y muy coloridas, y por sus angostas calles se percibe un ambiente bohemio, propio de la gente guayaquileña.
El río.  Al salir del barrio Las Peñas encontramos el Malecón Simón Bolívar, donde se tiene una vista perfecta del majestuoso Río Guayas. 
Durante los últimos años, este punto de la ciudad se ha visto sacudido por la inversión hotelera, lo que ha incrementado la presencia de turistas extranjeros. 
De hecho, al inicio del malecón podemos encontrar hoteles de lujo, que contrastan con el ambiente tradicional del cerro. 
Si nos aventuramos un poco más en el malecón hallaremos La Perla, que con 57 metros de altura es la primera rueda gigante del Ecuador y la más alta de Sudamérica.
Este atractivo está abierto todos los días y, al igual que la cima del cerro Santa Ana, te da la posibilidad de apreciar a Guayaquil en todo su esplendor, pero desde el cielo. 
Aquí también encontramos el Barco Pirata Morgan, donde se pueden realizar paseos familiares (de $5 a $7) y las denominadas  “Farras Piratas” ($20), que son paseos de una hora que incluyen shows musicales y barra libre. Este funciona de martes a domingo. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala