Actualizado hace: 4 horas 27 minutos
Enric Barrull Casals
Cartas de los lectores

Con paciencia infinita. Un estudio de la Universidad de Stanford se acercó al tema de la interacción entre niños y ancianos en esos sitios, centros mixtos (guarderías-residencias) y concluyó que el beneficio es bidireccional: mientras los adultos mayores contribuyen al bienestar de los jóvenes al ayudarlos a desarrollar competencias necesarias para su desarrollo, cultivan su propia autoestima y el sentido de contar con un propósito en la vida.

Domingo 25 Agosto 2019 | 04:00

Según la investigación, los niños que han participado de estos programas presentan, como resultado, habilidades cognitivas y motoras más señaladas que quienes se han mantenido al margen, y además, muestran más sensibilidad hacia otras personas. De hecho, una madre contaba a los expertos que notaba a su hija “más empática que lo normal a su edad”. Los mayores pueden ayudar a los más jóvenes a solventar disputas y a mirar al bien mayor.
La doctora Laura Carstensen, quien lideró el estudio, menciona, entre las competencias que puede desarrollar la interacción de los niños con los adultos mayores, el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la conexión social y el aprender a fijarse objetivos.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala