Actualizado hace: 17 minutos
Toda una vida sin colegios
Toda una vida sin colegios
Por: Carlos Intriago Macías

Miércoles 19 Junio 2019 | 04:00

Cada año, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval), evalúa a más de 350 colegios manabitas y por los resultados obtenidos en la prueba Ser Bachiller es impostergable que nos cuestionemos sobre el Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021-Toda una Vida y su sueño que “los jóvenes puedan acceder a la educación superior”.

El Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021 del presidente Lenín Moreno Garcés, ha sido inspirado en el Programa de Gobierno del Movimiento Alianza PAIS, con el título:  “Un programa para la sociedad, la educación, la producción y el trabajo digno”, destaca como elementos positivos el aumento de la cobertura y calidad de los servicios de educación inclusivos, con énfasis en el sector rural.
El Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021-Toda una Vida, es un paradigma sistémico de inclusión y la inspiración humanista del presidente Moreno, porque “a lo largo del ciclo de vida, los seres humanos presentan requerimientos especiales bajo condiciones específicas. Un enfoque que tome en cuenta las necesidades particulares de cada etapa del ciclo permite al Estado garantizar los derechos de manera efectiva y oportuna”
Toda una Vida reconoce que Manabí presenta niveles de pobreza multidimensional por encima del promedio nacional, en especial en los cantones con altos índices de ruralidad. Se trata de una realidad regional que prueba que la discriminación y la exclusión social son una problemática a ser atendida, con la visión de promover la inclusión, cohesión social y convivencia pacífica. 
El Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021 tiene como metas al 2021, incrementar del 72,25% al 80% la tasa neta de asistencia ajustada en bachillerato; subir del 27,81% al 31,21% la tasa bruta de matrícula en educación superior en universidades y escuelas politécnicas.
Esto es entendible, porque en planificación hay que fijarse metas cuantificables, pero no debiera ignorarse lo esencial, aunque sea lo más difícil de medir: la calidad humana, la democratización real del conocimiento y el desarrollo de competencias de los bachilleres para que enfrenten con moral, creatividad y eficiencia los desafíos del siglo XXI. 
La educación es la piedra angular para el progreso de las sociedades. Los manabitas alcanzaremos un desarrollo integral si exigimos a nuestros colegios que brinden a la juventud un aprendizaje amplio y crítico, les impulsen destrezas y talentos, que los doten de sentido a su existencia.
Mientras varios colegios particulares de la provincia están en el camino correcto, los educadores de las instituciones fiscales, con mayor razón del área rural, debieran saber que, como dijo Albert Camus, el éxito es fácil de obtener, lo difícil es merecerlo.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: