Actualizado hace: 5 horas 18 minutos
Editorial El Diario
Es justo el reclamo de las fuerzas vivas del cantón sucre

Vidas humanas están en peligro por falta de una adecuada y oportuna atención sanitaria”

Viernes 24 Mayo 2019 | 04:00

El reclamo público que hacen las fuerzas vivas del cantón Sucre para que se aceleren los trámites previos a la construcción del hospital Miguel H. Alcívar, cuya estructura resultó afectada por el terremoto del 2016, merece ser atendido por las autoridades nacionales.

Esta casa de salud, que atiende a la zona costera del norte de Manabí, funciona desde hace 82 años, aunque fue en 1987 cuando, tras nueve años de demorada construcción, se terminó su anterior edificio. Dicho inmueble, que colapsó parcialmente con el terremoto de 1998, fue demolido hace tres años, porque su estructura quedó dañada por el sismo del 16A.
Los habitantes del cantón Sucre y otros sectores cercanos han reclamado de manera insistente desde hace tres años porque el proceso es lento y la atención en el hospital de contingencia limita mucho la cobertura de emergencias. Recientemente, en vista del manifiesto retraso en la toma de decisiones, amenazaron con tomar medidas radicales para presionar al Gobierno.
El reclamo ha tenido resultado y ayer, en vísperas de que finalizara el plazo dado a las autoridades, se habló de la asignación y disponibilidad de los fondos para ejecutar la obra para la nueva casa de salud.
El hecho de que se haya destinado el dinero es una buena noticia, pero no es suficiente. Lo importante es que los procesos se agilicen, que la contratación se dé en los tiempos prometidos, que la construcción no sufra más retrasos.
La población de la zona norte de Manabí requiere agilidad en la construcción de sus hospitales pues, mientras se espera, cientos de vidas humanas están en peligro por falta de una adecuada y oportuna atención sanitaria.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala