Actualizado hace: 5 horas 18 minutos
Y el cómo, pa’ cuándo?
Y el cómo, pa’ cuándo?
Por: Leonardo Moreira Delgado
leomodel3@gmail.com

Viernes 24 Mayo 2019 | 04:00

Es imprescindible que todo ciudadano,  que aspira a lograr un cargo de autoridad en la  función pública y depende de los electores, ya sea en las instituciones de gobiernos, como en todo tipo de organizaciones empresariales, sociales o gremiales, necesariamente está obligado a ofrecer obras o mejoras de bienestar colectivo.

Siendo candidato, parece ser que los ofrecimientos  más retóricos y que no requieren de mayor trayectoria, experiencia profesional y  honestidad centran su discurso de ofertas,  en el qué, en el dónde, rara veces en el cuándo, pero casi nunca en el cómo y de qué manera se va a cumplir,  con hacer posible determinada obra ciudadana.
Para el qué, que siempre corresponde a un diagnóstico de la situación política, que va enfrentar en su gestión, no se requiere mayor esfuerzo intelectual ni inversión de tiempo, porque la información está al orden del día y la publican los medios de comunicación, incluyendo posibles vías de soluciones a los mismos, ya sea online o documentalmente, como lo hace este Diario. 
El dónde, que abarca el territorio y distrito que postula el candidato, o en su efecto el entorno de la institución o gremio que representa, no es cosa de otro mundo, porque para desconocer su propia tierra e idiosincrasia, solo es posible en alguien que haya vivido mental y físicamente en otro planeta y no tenga el mínimo sentido común de quienes convive a su alrededor.
El cuándo es lo más incierto, ya que se refiere generalmente al tiempo, desde que piensa, nace la idea, planifica y ejecuta, ya es costumbre en la mayoría de los casos el incumplimiento de la fecha de terminación de una obra. Tanto es así, que se ha vuelto incrédulo y anormal cuando alguna autoridad y/o funcionario entrega una obra en la fecha prevista, cuando debería ser lo contrario.
Lo que sí queda descartado en los discursos, propuestas y ofrecimientos de los candidatos y luego funcionarios u autoridad es el cómo. Es raro que se conozca públicamente en nuestro medio, fundamentar u argumentar con tesis convincentes y reales el cómo va realizarse una obra, empezando por lo elemental, que es su financiamiento. Es decir, de dónde obtendrá los recursos, luego justificar la pertinencia de la misma, su situación técnica  y fundamentalmente si el dinero es una inversión o es un gasto innecesario que se le cargara al pueblo con impuestos.
Lo típico es escuchar demagogia de todo calibre social, a lo mejor porque eso da los votos emocionales, que siempre son mayorías, pero del cómo hacer el bien común, en función de la ciencia y la técnica, aún está muy lejos de que en nuestro medio sea una exposición normal, seria y esperanzadora. En tal sentido,  la ciudadanía de la razón ya no puede seguir permitiendo el cómo pa’ cuándo?.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: