Actualizado hace: 4 horas 36 minutos
TEMA DEL DÍA
Manabí: Lluvias inesperadas dañan la cosecha

En Manabí algunas cosechas son favorecidas con las lluvias, pero otras, como el maíz, se están viendo seriamente afectadas por el agua.

Martes 21 Mayo 2019 | 09:00

Agricultores de Portoviejo han tenido pérdidas económicas en sus cultivos de maíz. Pese a diversos métodos usados para garantizar su cosecha, ellos han perdido la batalla. 

Ni el doblar la planta para evitar que el agua moje la mazorca ha logrado salvar el producto en algunas zonas de la provincia.
Fulton Zambrano asegura que para el agricultor todo está cuesta arriba. Para cosechar una hectárea se invierten unos mil dólares, valor que se incrementa si el terreno en el que siembra es alquilado. Pero no todo es negativo, las lluvias también favorecen a productos como el arroz y el cacao. “Tocará esperar hasta el año próximo”, explica desde Estancia Vieja.
Joel Zambrano, también dedicado a la agricultura, detalla que la técnica de doblar la planta de maíz es una herramienta de doble filo. 
Al hacerlo, solo la mitad de la cosecha sale adelante, puesto que unas se quiebran y otras se caen. El problema con la lluvia es que hace que la humedad aumente, lo que genera hongos en las mazorcas, según el agricultor.
Para ellos esto representa pérdidas, tomando en cuenta que para sembrar deben comprar semillas certificadas, que están entre los 200 y 300 dólares cada saco (produce unas 60 mil plantas). En sus 2 hectáreas ha invertido $2.500 y espera que un milagro le devuelva su dinero. A esto agrega que el precio del quintal de maíz bordea los $10 para la venta. 
MAG. Frank García, responsable de la Unidad de Gestión Productiva del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), reconoció que las últimas lluvias en vez de beneficiar perjudican la calidad del grano. 
“Estamos recibiendo reportes de Santa Ana, Tosagua, Portoviejo y 24 de Mayo, donde la lluvia está causando una serie de problemas, especialmente en la proliferación de hongos, porque la humedad relativamente alta y la temperatura son condiciones favorables para que se desarrollen en la mazorca”, explica.
El funcionario detalla que actualmente se realiza un reporte de siniestros para determinar cuántas hectáreas, de las aproximadamente 80 mil sembradas en Manabí, tienen afectaciones y cuántas tienen seguro. Asimismo, indica que el MAG cuenta con un subsidio para la compra de semillas y que permanentemente entregan kits y ayuda técnica.
Agrega que con las precipitaciones de marzo pasado, las más fuertes de este año,  2.165 hectáreas de cultivos se perdieron totalmente de las 5.410 afectadas por las inundaciones en las cuencas baja y mediana del Río Grande o Portoviejo. 
24 de Mayo. En el cantón 24 de Mayo, el agricultor Víctor Madrid dice que las escaramuzas que cayeron en las últimas semanas no son un riesgo porque las mazorcas ya “están hechas” y es cuestión de esperar unos días más para cogerlas y venderlas. 
Madrid señala que la zona no es tan húmeda como lo es Santa Ana y por eso la afectación es menor. 
El explica que espera los primeros días de junio para recoger la cosecha del primer trimestre del año.
En el municipio, donde se auspició un proyecto productivo para beneficiar a cinco mil familias, se indica que es costumbre de los agricultores dejar la cosecha para los primeros días de junio. Allí se señala que si siguen las lluvias sí habrá afectaciones. 
En Paján las lluvias de mayo han sorprendido. “No se lo puede ‘coger’ porque la humedad es muy alta. Y en el caso del maíz amarillo, ya está nacido en la misma mazorca. Hay afectaciones en cientos de hectáreas”, advierte Narciso Briones, agricultor de la zona.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala