Actualizado hace: 4 horas 20 minutos
Chimborazo
Artesanas con mucho talento

Estanterías de hoteles, restaurantes y tiendas exhiben las creaciones de las artesanas de Chimborazo.

Lunes 20 Mayo 2019 | 04:00

 Las vitrinas muestran shygras, prendas de vestir, decoraciones y otros objetos manufacturados en las comunidades de esta provincia. 

Esto lo cuenta un reportaje publicado por diario El Comercio.
 
Testimonios. “A los turistas les gusta saber que al hacer una compra también están ayudando a una familia, por eso las artesanías incluyen una tarjeta con la historia del artesano que las hizo”, destaca Eva Gielis, administradora del hotel Inti Sisa.
Ese establecimiento funciona en Guamote (cantón del Chimborazo) desde el 2014, y en una de sus repisas principales se exhiben las creaciones de la Asociación de Mujeres de Nizag.
El grupo está integrado por 24 artesanas de diversas edades. Ellas heredaron de sus madres y abuelas la técnica de tejido, que aún aplican en sus artesanías y prendas de vestir.
Las creativas se reúnen durante las tardes, después de sus tareas en el campo, para plasmar con puntadas pequeñas y precisas las figuras que se relacionan con la cosmovisión andina en los bolsos y textiles que tejen con fibras de cabuya.
“Las shygras que se tejen en Nizag tienen características únicas. Son rústicas y muy resistentes, además tienen un colorido muy particular y una técnica que solo he visto en esta zona”, cuenta Robert Orozco, un artista riobambeño que investiga los tejidos artesanales de Chimborazo desde hace más de una década.
El proceso de manufactura de los bolsos se inicia con la cosecha de las hojas de los pencos. 
Las artesanas las lavan y procesan para separar las delgadas y resistentes fibras de cabuya de la pulpa de la hoja.
“Los bolsos los tejen exclusivamente las mujeres, debido a que el trabajo manual es minucioso y delicado. Los bolsos de mayor calidad son los que están hechos con hilos más delgados, mientras que hay otros que se hacen con hilos gruesos y tienen una apariencia más rústica y tosca”, explica Orozco, quien incluso realizó un documental sobre ese trabajo artesanal.
Antes las shygras se elaboraban únicamente para uso personal o como obsequio, pero hoy se comercializan como parte de un proyecto para mejorar la calidad de vida.
Por su parte, las mujeres de Flores, una parroquia de Riobamba, también se asociaron para emprender un negocio de artesanías. Ellas comercializan sus creaciones con la marca Sisay Pacha, en ferias artesanales y un local propio en Riobamba.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala