Actualizado hace: 41 minutos
Arte
Un sobreviviente del dibujo y la pintura...

Durante casi 50 años ha liderado los cursos de arte, dibujo y pintura en la Casa de la cultura de Manabí. No los quiere dejar morir.

Lunes 11 Febrero 2019 | 11:00

 A Wilson Arteaga (73 años) el tiempo, como si él mismo fuera un lienzo, le ha pintado la cabeza de un blanco absoluto. Camina con cierta dificultad, ayudado por un báculo compañero, pero habla con gran soltura y firmeza.

Se encuentra rodeado de niños, lápices, papeles y un pizarrón con varios dibujos suyos que le dicen al visitante que su arte no es de ahora, sino de más de 50 años, lo que le da la autoridad para decir sus cuatro verdades a quienes quieran escucharlas.
 
Recuerdos. Sobre sus orígenes afirma que hay “una etapa del niño, de 4 a 6, que quiere hacer de todo. Seguramente a mí de pequeño me gustó dibujar y nunca lo aflojé. Me acuerdo que en primer grado había en el libro un bombero que saltaba a apagar un incendio. Lo hice y vieron en la casa que resultó bonito”.
 
Los cursos. Tras conseguir el apoyo de su madre, se inscribió en los cursos que daba en la Casa de la Cultura el pintor Manuel Andrade Ureta y un argentino del que recuerda que le decían “Che Lucas”, “un artista extraordinario”. 
Con el artista argentino hizo cursos durante 6 años, los cuales lo fueron puliendo de a poco.
Para 1975 falleció quien lideraba los talleres de la Casa de la Cultura, Manuel Andrade Ureta, y él se convirtió en su sucesor casi natural frente a ellos.
“Entonces entro a la Casa de la Cultura como profesor de arte, porque en ese entonces sí se daban clases, me nombran profesor de arte”, recuerda Arteaga.
Ken Moreira, Gustavo Granizo, Fabiola Corral e Ivo Uquillas -“el más sobresaliente de todos”- formaron parte de una generación de privilegiados alumnos que estuvieron atentos a los trazos del maestro Arteaga durante 6 años en la vieja sede de la institución.
Recuerda que cuando asumió la presidencia Dumar Iglesias, los nombramientos se terminaron.
“Yo era compañero de Ecuador Solórzano en teatro y de Constantino Mendoza Moreira en música. Ellos fueron muriendo y el único que queda soy yo, pero yo inicié con ellos”, dijo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala