Actualizado hace: 4 horas 18 minutos
Prevención.
Afectan su rendimiento escolar

Pese a que los problemas visuales son un tema que compete más a los adultos, los niños también están expuestos.

Miércoles 12 Septiembre 2018 | 04:00

 Y es que hoy en día, los menores también son presa fácil de afecciones que trastornan su visión y afectan el desarrollo de sus actividades diarias. 

 
Los detonantes.  El optometrista  manabita Mauro Miguel Solórzano Argandoña amplía que el constante uso de nuevas tecnologías (celulares y tablets)  y  pasar  largas horas frente a ellas “ha despegado una ola creciente de anomalías del ojo”.
Se refiere al astigmatismo, miopía e hipermetropía, problemas oculares que afectan a los menores en etapa de crecimiento y que provocan un bajo rendimiento escolar.
Tampoco deja de lado “que pasar muchas horas frente a las pantallas del computador y la televisión “sin protección ocular desencadenan estos problemas”,  de los que se habla a continuación.
 
La miopía.  Esta no es más que  la dificultad   para ver objetos lejanos. Aparece generalmente alrededor de los 6 años de edad. 
Se presenta con síntomas fáciles de entender  para los padres: entrecerrar los ojos para enfocar a larga distancia, confundir personas que se encuentran a una distancia más o menos lejana,  y acercarse mucho a los objetos para verlos o leer.
 
Astigmatismo. El astigmatismo infantil es otro de los problemas visuales más comunes, el cual consiste, explicado de una forma muy sintética, en una alteración de la vista provocada por una irregularidad en la curvatura de la córnea. 
Esta desigualdad de la córnea desemboca en una mala visión desde todas las distancias, es decir, tanto de los objetos cercanos como de los lejanos. 
El problema visual de los niños, y también de los adultos con astigmatismo, es que ven los objetos deformados, tanto si se encuentran lejos como cerca. Es decir, la visión es deficiente desde cualquier distancia.
 
La Hipermetropía. Y en bajo punto, tal como precisa Alejandro Lalama, optómetra de Óptica Los Andes, “este defecto del ojo es la incapacidad de ver con claridad los objetos próximos y suele ser fisiológico, por lo que está presente en la mayoría de niños al nacer”.  Sin embargo, va desapareciendo a medida que el ojo va creciendo o, en algunos casos, puede persistir de por vida. 
Ante lo expuesto, expertos recomiendan que los niños acudan al optometrista una vez al año y que, de ser necesario, usen lentes de manera constante hasta lograr su adaptación. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Noticias en video