Actualizado hace: 1 hora 1 minuto
Manta
Ordenó crimen, según Fiscalía de Manta

La Fiscalía de Manta acusó a Celso M. de ordenar el crimen de María Farfán, quien falleció al recibir 23 balazos en la ciudadela Urbirríos.

Jueves 12 Julio 2018 | 11:00

Al procesado, de 35 años, le formularon cargos ayer al mediodía, en la Unidad Penal de Manta, por ser el presunto autor intelectual del asesinato.

El fiscal Paco Delgado informó que acusó a Celso M. porque existe un testigo que rindió un testimonio en la Fiscalía, donde confirmó que el procesado ordenó y planificó acabar con la vida de Farfán.
Ella murió al recibir 23 balazos cuando hablaba por celular y mientras estaba parada en una esquina de la ciudadela Urbirríos de Manta.
El atentado se produjo el 26 de agosto del 2016, cuando había acudido a un taller a reparar su vehículo y de pronto llegaron varios hombres en un automóvil y le dispararon.  
Celso M. fue capturado el 7 de junio de este año en Portoviejo por los agentes del bloque de búsqueda de la Policía Judicial, tras seguirle los pasos por 37 días. 
Él también enfrenta cargos por el delito de narcotráfico.
Sicarios. El fiscal no reveló cuánto les pagaron a los sicarios por ejecutar el crimen. 
“Sin embargo, hemos encontrado elementos que responsabilizan a Celso M. en el crimen a través de un testimonio”, expresó el fiscal. 
El sospechoso es el único procesado en este hecho, pero la Fiscalía tiene 60 días para vincular a las personas que le dispararon. Estas  aún no han sido identificadas.
El fiscal explicó que en esta investigación tienen retenido el vehículo que usaron los sicarios para escapar luego del crimen.
El carro fue abandonado en el barrio Nueva Esperanza, tras prenderle fuego en los asientos.
Delgado reveló que también analizan la información de algunos equipos electrónicos que incautaron en la casa de la víctima, como celulares, computadora y cámara fotográfica. 
Farfán fue señalada en varias ocasiones por la Policía como jefa de una banda delictiva dedicada a robar carros en Manta, pero ella siempre lo desmintió afirmando que ya había pagado con la cárcel sus errores.  
En una entrevista realizada en el 2013, señaló que  se dedicaba al comercio de pescado y que trataba de vivir en paz. 
Ella vivía en el barrio Costa Azul. Su hijo, Ricardo Flores, evitó pronunciarse después de la audiencia.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala