Actualizado hace: 2 horas 47 minutos
Hablan sobre la cueva de Los Tayos

El mundo intraterrestre de la Cueva de los Tayos tiene muchos enigmas. Explorarlos ya significa un reto para aquellos que desean hacerlo.

Martes 13 Febrero 2018 | 05:00

El mismo Neil Armstrong (hombre que llegó a la Luna en 1969) estuvo en el sitio y, según dice la historia y los curiosos, se quedó anonadado con ellas, según publica diario El Mercurio de la ciudad de Cuenca.

Nelson Pineda Brito es un investigador sobre los mitos, verdades, historias y personajes que rondaron y rondan las cuevas, y por ello recientemente, en la Sala de Conciertos de la Casa de la Cultura, dio la conferencia ‘La Cueva de los Tayos’ en Morona Santiago.
Para conocer parte de estas extrañas, oscuras, frías y agrietadas cuevas, Nelson  armó un compendio de datos e imágenes que lo encaminaron a preparar un libro que está próximo a publicarse. A ello se suman varias ponencias que llevan a descubrir una mínima parte de lo que hay dentro de las cuevas.
 
Investigación. Ocho años de expediciones y 12 veces visitando la zona han convertido a Nelson en un explorador. 
Cada viaje es una aventura diferente, con el afán de que los viajes no queden para él y los exploradores, decidió difundir lo que allí hay.
La Cueva de los Tayos está conformada por construcciones de grandes paredes de piedra tipo pirámides; el arco Juan Moricz, llamado así en honor al húngaro que descubrió estos espacios, es la primera entrada para recorrer entre cuatro y cinco kilómetros este espacio enigmático. 
El explorador sabe que para llegar a las cuevas hay que bajar 64 metros utilizando equipos de rapel especial. Después de cruzar el arco Juan Moricz, los túneles a los que se llega son mucho más gigantes. 
Nelson explica que en esta ruta hay dos cavernas. La más conocida es la de Coangos, a donde llegó la expedición británico–ecuatoriana encabezada por Stalyn Hall, con el astronauta Neil Armstrong como invitado especial. La otra es la cueva de La Unión, con un diámetro de 60 metros y una bajada de 80 metros, explica.
 
Piedras gigantes. Dentro de la cueva La Unión exploradores han visto piedras gigantes simétricamente ubicadas. Así, en la oscuridad, con la ayuda de linternas, se pueden observar esas características. Es un lugar donde no falta el oxígeno, allí adentro hay flora y fauna, esta última marcada por la presencia de murciélagos, arañas de cueva y tarántulas, dice el investigador, para quien lo más relevante en fauna es la presencia de los tayos, aves con cabeza y pico de águila y alas de color café con puntos blancos.
En sus memorias sobre las cuevas, Juan Moricz detalló que en su interior existen tesoros que no hay en ninguna parte del mundo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala