Actualizado hace: 42 minutos
Primera vez en un estadio

Las autoridades saudíes permiten a las mujeres, por primera vez, entrar a un estadio para ser espectadoras.

Sábado 13 Enero 2018 | 05:00

Esta es una pequeña rendija dentro del reino musulmán en el que, hasta ahora, tenían prohibido ir a los campos de juego. 

Eso sí, deberán hacerlo acompañadas de algún familiar. Nunca solas.
El primer estadio en abrir sus puertas para las féminas está en la ciudad de Yeda, donde se enfrentaron los clubes locales Al Ahli y Al Batin.
Para este partido, en el que Al Ahli le ganó por 5-0 a Al Batin, 10 mil asientos fueron asignados a mujeres y familias. Antes del encuentro podía verse a las mujeres vistiendo bufandas verdes o blancas, según el color de sus respectivos equipos, además ambos vendieron camisetas femeninas de sus equipos con precios de descuento, indicaron medios saudíes.
Hoy abrirá sus puertas el estadio Nacional en la capital, Riad, y el próximo jueves será el de la ciudad de Damman.
En los tres estadios, el reino ha creado para las mujeres “secciones familiares”, separadas por barreras de la multitud masculina, y ellas tendrán sus propios cuartos de baño, así como espacios de culto y áreas para fumar.
 
Hicieron el pedido. El pasado 23 de septiembre las mujeres pudieron asistir por primera vez a las celebraciones del Día Nacional de Arabia Saudí, en el estadio internacional del rey Fahd, en Riad, en una zona acotada para las familias, mientras que en diciembre se levantó la prohibición de acudir al cine que llevaba varias décadas vigente. 
El mes pasado, además, un decreto real autorizó por primera vez a las mujeres saudíes a conducir, derecho que se podrá ejercer a partir de junio de 2018.
Estas medidas se enmarcan en las reformas que realiza el rey Salman desde su llegada al trono en el 2015, que han supuesto pequeñas mejoras para las mujeres saudíes, que aún así siguen sujetas a un sistema de tutoría del hombre.
 
Boicot en el ajedrez. En ese país las mujeres siguen ocupando social y culturalmente un papel secundario con respecto a los hombres. La campeona del mundo Anna Muzychuk no acudió al Mundial de Ajedrez por esta discriminación. Tampoco su hermana Mariya y la campeona española, Sabrina Vega. “No voy a jugar con las reglas de otro, no me voy a poner la abaya -túnica larga que llevan algunas mujeres en los países árabes-, no quiero ser acompañada para poder salir a la calle y no quiero sentirme una persona de segunda”, dijo Anna.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Noticias en video