Actualizado hace: 1 hora
Diablo huma, una leyenda indígena

Es considerado como guía de la comunidad, líder y guerrero poseedor de energía vital de la naturaleza.

Lunes 06 Febrero 2017 | 04:00

 El diablo huma, también conocido como ‘diabluma’, es un ser que, según la tradición, apareció como un rechazo a la imposición católica y por eso en junio, durante la Fiesta del Sol o Inti Raymi, se toman, con danzas, la plaza principal y el atrio de la iglesia, que es el símbolo del cristianismo.

Diablo huma significa cabeza de diablo, pero inicialmente al diablo también se lo conocía como ‘haya’ (o ‘aya’) o supay, que en kichwa significa espíritu sumergido, sin el cual no puede existir en el kay pacha o el mundo terrenal, expresa el taita Alberto Taxo, consejero, guiador y responsable de mantener la cultura andina.
Por eso es que “para nosotros (el diablo huma) no es negativo, es una parte complementaria. Es como noche-día, hombre-mujer, caliente-frío… es parte de la dualidad, es una parte fundamental para que se dinamice la existencia”, complementa.
Visión. A pesar de que diablo huma signifique cabeza de diablo, no quiere decir que solo se mire y piense en su estructura física, manifiesta Taxo, sino que también hay que saber mirar hacia adentro, hacia el pensamiento, la visión y lo que se va proyectando.
Durante la presencia de los diablos huma en Quito, en el marco del Primer Encuentro Etnográfico del Ecuador ‘Los diablos se toman la Mariscal”, organizado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Taxo afirmó que para la Iglesia católica la palabra diablo es sinónimo de maldad, pero “para nosotros es el espíritu complementario sumergido que permite que todo se recicle y que eso nos dé frutos para la vida”.
No en vano el diablo huma o haya huma es considerado como guía o consejero de la comunidad, y representa al líder y al guerrero poderoso, poseedor de energía vital de la naturaleza, se indica en www.diablosfestivos.org.
Taxo añade que este personaje es una demostración del conocimiento y que no es malo, como cree el catolicismo, sino que es complementario de todo lo que se requiere para la vida.
Preparación. Previamente a la aparición del diablo huma en las comparsas de San Juan o San Pedro, en Cayambe (cantón de Pichincha) y varios sectores de Imbabura, quienes lo encarnan se bañan tres días en una cascada o paccha para compactarse con el diablo y adquirir poder y habilidad necesaria para conseguir energías que le permitan soportar el extenuante baile. Este ritual se realiza hasta la actualidad.
Al tratarse de una tradición inca, el Inti Raymi se mantiene como un rito para muchas comunidades indígenas, algunas de las cuales están asentadas en el antiguo territorio inca, como Ecuador, Colombia, Perú, norte argentino (Jujuy) y Bolivia. 
Vestimenta. El diablo huma lleva camisa blanca o de colores, pantalón blanco, sostenido por una faja o chumbi. En la cintura se pone una chalina de diversos colores, sobre esta se ubica el zamarro; a través del pecho lleva una pequeña chalina o macana, utiliza alpargatas con capellada blanca.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala