Actualizado hace: 37 minutos
Fernando Macías Pinargote | E-mail: fernandopiec@yahoo.com
La forma y el fondo
Fernando Macías Pinargote | E-mail: fernandopiec@yahoo.com

Cualquier aspecto físico y espiritual de la existencia tiene forma y fondo. A la primera se la conoce como continente, a la segunda como contenido.

Jueves 07 Junio 2007 | 21:51

En la política la forma sería la estructura de los grupos, sus componentes, sus colores y todas esas cosas susceptibles a los sentidos. El fondo sería la ideología, la percepción vital, el ejercicio del poder. Ambos, forma y fondo, están íntimamente ligados. Si la forma no se adapta al fondo la estructura pierde piso. A propósito del actual gobierno, debe reconocerse que el ciudadano Presidente siempre trazó en sus discursos de campaña el tipo de país que ahora intenta implementar en el ejercicio del poder. Por tanto, nadie debe llamarse a asombro por lo que está haciendo en el plano político y lo que intenta hacer en el plano económico. Correa está iniciando el fondo de su propuesta de gobierno. De manera lenta, porque desmontar un esquema corrompido y montar otro eficiente y equitativo, cuesta mucho. Ingenuos los que piensan que la cosa es fácil y corren ante el primer disparo o rumor. ¿No han leído acaso que Alfaro, aquel personaje al que todos admiramos y rendimos pleitesía, fue acusado por la oposición de corrupto, ladrón, tirano y déspota? Bien, hemos hablado del fondo, que para mí marcha bien. Hablemos ahora de la forma, que la veo muy mal. Y la forma es el estilo personal del Presidente, su carácter explosivo, sus enfrentamientos inútiles con muchos sectores. Algunos tratan de ver en ello una estrategia que podría darle resultados a futuro. Yo en cambio percibo un modelo porfiado que terminaría por cansar a sus propios partidarios y culminaría bajándole la credibilidad, hasta ahora para mí el mayor logro del régimen. Y eso es malo, muy malo. En este país –y en el mundo- los Presidentes tropiezan a cada rato por cosas pueriles (forma) que estorban el ejercicio del poder ¿Cómo es posible que la faceta personal de un mandatario –carácter, estilo o vida privada- termine privando a la sociedad de un cambio que la mayoría anhela? Soy un periodista que cree en la propuesta de cambio del ciudadano Presidente, pero que considera que éste debe mejorar su estilo y no permitir que el continente termine arrasando con el contenido. Yo también creo que en muchos sectores de este país, incluido el de prensa, existen mafias. Pero sé también que en esos muchos sectores existen personas honestas, que incluso pueden contribuir a la consolidación del proyecto. No metamos a todos en la misma saca. No quitemos a la Patria una de sus últimas esperanzas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala