Actualizado hace: 10 minutos
Entrevista
Hugo Yepes: “Manta se desplazó unos 80 centímetros hacia el mar”

Las réplicas van a asustar porque todo el mundo está “aterremotado”, pero no van a causar daños como el sismo del 16 de abril, salvo en construcciones ya afectadas.

Sábado 28 Mayo 2016 | 14:40

Es lo que sostiene Hugo Alfonso Yepes, el sismólogo, vulcanólogo y geólogo que más identifican los ecuatorianos por su característica barba, pero también porque por años fue director y vocero del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional. 

Serio, frontal y técnico, pero al mismo tiempo didáctico, habla del pasado, presente y futuro sísmico de Manabí y el país.
ED.: ¿Hay algún estudio que pueda determinar que en un tiempo va a haber un nuevo sismo?
No, eso es imposible en el estado actual de la ciencia. En ninguna parte del mundo. 
Si eso fuera posible, en el año 2011 no hubieran muerto 23.000 japoneses y ese es uno de los países más avanzados, tanto en el tema sísmico como del tema de ingeniería. O no se hubieran muerto en el 2011 como 300 personas en Nueva Zelanda, que también es una de las naciones de gran avanzada en ingeniería, o no se hubieran perdido las vidas de 300 personas en L’Aquila cerca de Roma, o en Estados Unidos, en Los Ángeles, en el 
año ‘94.
ED.: ¿Y se puede determinar un patrón de terremotos, o de temporadas de terremotos haciendo un análisis con hechos históricos?
Ahora la sociedad busca la predicción y eso tiene 3 elementos: decir dónde, el lugar; cuánto, la magnitud y decir cuándo… y este cuándo es el que falta, pero los primeros sí los conocemos.
ED. ¿En este caso qué conocíamos?
Que el segmento de Jama-Pedernales que acaba de liberar su energía, había liberado antes en el año 1942. Por otro lado, que la placa de Nazca empuja al continente a razón de 6 centímetros por año; y de eso, el 50 por ciento hace que el continente retroceda y se cargue sísmicamente. Entonces si es que son 3 centímetros por año, por 70 años, son más de 2 metros que había retrocedido el continente en superficie. Ahí ya hay una carga sísmica para un sismo de 7,5.
Un GPS puesto en Manta (hace varios años) ha mostrado un movimiento (por la subducción) hacia el Este, hacia el continente, de 2 a 3 centímetros por año. Ahora en el terremoto eso cambió, se desplazó hacia el mar unos 80 centímetros en menos de un minuto... No nos damos cuenta porque todo lo que nos hace de referencia se movió... Un poste, una casa están allí mismo ante nuestros ojos, pero vistos desde los satélites, no.
ED.: ¿Entonces el cuándo está relacionado con el tiempo?
Entre más pasa el tiempo, más energía se acumula, más se carga y puede ser una magnitud mayor. Cuando me preguntan a mí ‘cuándo’, le pregunto yo: ¿está listo? ¿su estructura está revisada? ¿sabe si su negocio va a sobrevivir?, ¿sabe si sus autoridades saben qué hacer? Por eso se nombran secretarías de riesgo y nombran una serie de funcionarios que supuestamente saben de esto. Entonces la pregunta que les digo es: 
¿lo saben? y la respuesta es: ‘no’.
ED.: Hay literatura sobre eso. Existían las condiciones para un terremoto. ¿Se puede saber si éste fue ese gran sismo?
Sí se puede saber una cosa. Ya conocemos cómo funciona el ciclo sísmico, las placas se retraen durante 50 o 100 años y necesita 50 años para volver a retraerse y de ahí en adelante se puede soltar. 
Eso hace que en la zona de Jama-Pedernales, que fue el segmento sísmico,  ya no tengamos la posibilidad de un terremoto grande en las siguientes decenas de 
años. 
ED.: ¿Y en otras zonas?
Al lado, la falla de Esmeraldas, todavía no se ha descargado y en la historia se ve que esto se ha descargado después del terremoto en la zona de Jama- Pedernales. Pero además, el segmento Tumaco, en Colombia, tampoco se ha descargado. Entonces también hay que tener en cuenta una cosa, la localidad puede que no tenga un terremoto, pero recibe las ondas sísmicas. En el caso del segmento Jama-Pedernales, lo que hizo fue enviarlas a Bahía, Manta, Portoviejo. Que haya un terremoto aquí ya no es posible, porque ya no hay energía sísmica. Un terremoto al norte va a hacer que las ondas sísmicas tal vez no tan fuertes lleguen, pero necesariamente tenemos que hacernos la pregunta ¿estamos 
listos?
ED.: ¿Qué pasa con el segmento de Manta? Allí se han registrado enjambres sísmicos. ¿Qué está sucediendo?
No es el segmento de Manta, sino el que está más allá de Manta que se llama de la isla de La Plata o Puerto López. Ahí hay un fenómeno que es nuevo para la ciencia a nivel mundial y es el hecho de que la energía sísmica de cuando en cuando se libera, no con sismos violentos, sino sismos lentos, en donde este salto que hubo ahora de la placa Sudamericana respecto a la de Nazca, se dio a lo largo de una semana. Entonces, no fue un salto tan grande sino que empezó a acomodarse y eso se llama un proceso de sismos 
lentos.
ED.: ¿Qué puede pasar allí?
Lo que sabemos es que estos segmentos se mueven y que históricamente tienen una periodicidad y que este del sur (Puerto López) no muestra en la historia un terremoto grande. Ojalá que lo que se mueve con magnitudes de 6, lo haga con suficiente frecuencia como para que libere la energía de manera lenta.
ED.: En resumen, ¿podríamos decir que en el corto plazo no hay posibilidades de un sismo fuerte en la zona de Jama - Pedernales?
En esa zona, de lo que hemos visto, por ahora ya no hay energía sísmica. Las probabilidades ahora son mayores y deberíamos de revisar al norte en Esmeraldas y Tumaco. Y también no dejar de ver el segmento sur y entenderlo más desde la ciencia. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala