Actualizado hace: 6 horas 23 minutos
Douglas Vaca Vera
Manabitismo y Constituyente

La propuesta del Manabitismo o “Teoría de Manabí” apareció inicialmente en un artículo de este matutino publicado el 28 de diciembre de 1988.

Lunes 04 Junio 2007 | 20:09

Es un legado de nuestra generación (los manabitas nacidos entre los años 1935-1965) que sentimos la necesidad de cambiar un tanto, la literatura y la poesía, por la Sociología y la búsqueda del desarrollo integral (social, económico y cultural) de la provincia. Han pasado 19 años desde entonces, y la propuesta del manabitismo se ha consolidado tanto que el Consejo provincial institucionalizó “El mes del manabitismo”, para conmemorar importantes fechas de nuestra historia regional, como la provincialización de 1824 y la gesta alfarista de junio de 1895. Además, continúan las buenas expectativas para Manabí, con la próxima reunión en Montecristi, de la Asamblea Nacional Constituyente, que deberá concretar otras propuestas del Manabitismo, como son las autonomias provinciales y un nuevo modelo económico, que debe ser solidario y con responsabilidad social. Trasladamos el pedio al Dr. Medardo Mora, Presidente de la Comisión de propuestas para la nueva Constitución, para ratificarle que con la aprobación de las Autonomías provinciales, como nuevo modelo de adminsitración del Estado; y con un nuevo esquema económico, solidario y socialmente responsable, habremos derrotado al centralismo y a la economía social de mercado, que son los dos principales grandes causantes de la tragedia que vive actualmente el Ecuador. Si por lo menos estas dos propuestas no se incorporan en la nueva Constitución, el anhelado “cambio de estructuras”, será un engaño más. Además, debemos decirle al Dr. Cristóbal Toro, alcalde de Montecristi, que en la Asamblea Constituyente se propondrá la descentralización territorial del poder político. De esa manera, Montecristi se convertirá en la sede permanente de la función legislativa; y así lo establecerá la nueva Constitución. La función ejecutiva, continuará en Quito; y la función judicial, se radicará en Cuenca. Son cambios necesarios para la nueva realidad que requiere al país. Así que no hay que hablar del Centro de Convenciones, que ocupará las instalaciones de la Asamblea Constituyente. Sino que allí estará la sede del Congreso Nacional, como el mejor homenaje para Don Eloy Alfaro; y hay que prepararse para responder adecuadamente a ese gran compromiso. Falta concretar la propuesta del Manabitismo, que tiene relación con la formación de un partido político auténticamente manabita. Es absurdo y risible que se hable de la existencia de más de 20 movimientos políticos manabitas, para participar en la Asamblea. Eso será un fracaso rotundo. Lo que deben hacer es reunirse los 20 movimientos, con sus líderes y plantear un solo partido por Manabí. De lo contrario seguirán imponiéndose “los mismos de siermpre”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala