Actualizado hace: 10 minutos
CHONE
La crisis en el Municipio ha retrasado el desarrollo
En la calle Colón, sector céntrico de la ciudad, la basura no se recoge desde el lunes y los bultos se han amontonado. A los obreros municipales les deben

Cansado de esperar, Alfredo Espinel decidió pagar un dólar a un hombre para que llevara en una carreta las fundas de basura que había cerca de su casa.

Sábado 02 Junio 2007 | 21:04

Espinel vive cerca de la plazoleta Elio Santos. Sus vecinos también sufren por la acumulación de basura, un problema que soporta la mayoría de los barrios de Chone y hasta las calles del centro. En la práctica, Chone no tiene alcalde. Aunque hay dos personas que se disputan ese cargo, ninguno de ellos puede manejar el dinero del cabildo y por lo tanto no puede cancelar los sueldos de obreros y empleados, a quienes les adeudan 6 meses. Debido a esto, el servicio de recolección de basura está a medias, casi suspendido. Aunque algunos obreros tuvieran la intención de trabajar, hay otros problemas. Dan Vera, por ejemplo, que pelea en Quito por el cargo de alcalde, no tiene a su disposición maquinaria para la recolección y por lo tanto debe alquilar carros. Al no tener recursos económicos, no puede hacerlo. Margarita Ávila, quien reemplaza a Eliécer Bravo, también permanece en Quito y tampoco tiene dinero para pagar el combustible de los carros. Dijo que han solicitado ayuda para fiar el combustible y con ello hacen la recolección de acuerdo a sus posibilidades. “No es normal, pero la hacemos”. Semáforos en espera Otro inconveniente que causa la falta de definición de autoridades municipales es en el tránsito, pues desde julio del año 2005 la ciudad quedó con los semáforos destruidos por la turba que protestaba. La Policía de Tránsito ya adquirió los semáforos y los equipos para instalar nuevos pero no lo puede hacer. Polivio Aymar, subjefe de tránsito de Chone, señaló que hace varios meses la Policía y el Municipio realizaron un convenio para proceder a la instalación de los aparatos en 30 calles. Ese convenio establecía que el Municipio se encargaba de realizar las instalaciones eléctricas bajo tierra. Como el municipio es el administrador de la ciudad, es el que debe abrir y cerrar las calles. La Policía de Tránsito ha invertido más de 30.000 dólares en el proyecto.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala