Actualizado hace: 51 minutos
PRODUCCIÓN
Las plantaciones de tomate también son afectadas por el virus
Orlando Vera Molina, agricultor de Picoazá, muestra una mata de tomate cuyos productos no alcanzaron a cumplir el proceso

Si no se frena a raya al posible virus que está arrasando con los cultivos de sandía, melón y pepino, el resultado podría ser catastrófico para el sector agrícola de la provincia, pues ahora, el blanco de este mal empieza a ser el tomate.

Viernes 01 Junio 2007 | 19:08

Entre un 10 y 15 por ciento de los cultivos de tomate, al menos en los valles de los ríos Carrizal y Portoviejo, ya ha sido afectado, según el presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Manabí, Freddy Cedeño. El problema empieza a agudizarse, destaca Cedeño, porque el supuesto virus sigue avanzando en su ataque a las plantaciones y hasta ahora no se ha podido encontrar los mecanismos para hacerle frente. La producción por hectárea de tomate en Manabí, de la cual el 90 por ciento se realiza en los valles antes mencionados y donde ya se detectó el mal, ocupa una inversión tres veces mayor que la de la sandía. Cedeño expresa que para que un agricultor pueda sembrar una hectárea de tomate tiene que invertir entre 5 y 6 mil dólares, mientras que en sandía se invierte entre 1.200 y 1.500 dólares. El agricultor se incentivaba más en invertir en tomate porque como su costo de producción es más elevado, las ganancias también son altas. Aquello por la demanda que existe en los mercados. Lamentablemente ahora, dice Cedeño, con el problema los agricultores empiezan a dirigir sus esfuerzos a la producción de otras especies. En Manabí se siembran, en dos ciclos por año, aproximadamente 300 hectáreas de tomate, lo que significa una inversión de cerca de 1’800.000 dólares, cifra que toma una mayor representación cuando el producto empieza la cadena de comercialización. Entonces, con el 80 por ciento dañado, de las tres mil hectáreas de las cucurbitáceas (sandía, melón y pepino) sembradas en Manabí, y si el posible virus incrementa su fuerza en el tomate, las pérdidas para este sector productivo sería de casi 8 millones de dólares. El problema hasta ahora podría ser el inicio, pues existe la posibilidad de que el supuesto virus afecta a todas las plantaciones. Segundo ciclo Orlando Vera Molina, agricultor de Picoazá, dijo que en el ciclo anterior la producción de tomate fue normal, sin embargo en este periodo se presentó el problema, lo cual le causa significativas pérdidas, pues una gran cantidad de sus sembríos ha sido afectada. En plantaciones aledañas, señala Vera, todo se dañó; por ello sus propietarios se vieron obligados a sembrar maíz. Alejandrina Alcívar, encargada de la subsecretaría del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca, MAGAP, aseguró que aún están esperando los resultados de las investigaciones que realizan los técnicos del INIAP. Dijo que lamentablemente no se ha capacitado a los agricultores sobre los mecanismos para evitar pérdidas ante este tipo de eventualidades. Citó como alternativas los seguros agrícolas que brindan algunas empresas en el país. Ayuda Pese a que el virus afecta desde hace dos años, en el MAGAP no existe un censo de los agricultores afectados. César Zambrano, productor y distribuidor de insumos agrícolas, dijo que la situación está como para el colapso. POCA DIFUSIÓN DE SEGUROS AGRÍCOLAS En Manabí el tema de seguros ha pasado casi desapercibido, especialmente para los productores agrícolas, pues menos del dos por ciento ha accedido a uno de ellos. David Garzón, director agropecuario de Seguros Colonial, dijo que lamentablemente el desconocimiento en los agricultores lleva a no utilizar estos seguros. Agregó que su empresa tiene una línea dirigida a los agricultores para cubrir el cien por ciento de las pérdidas en caso de eventualidades pero ésta no es utilizada. Dijo que el costo para acceder a ella oscila entre el 2 y 6 por ciento de la inversión total, que al fin de cuentas es mínimo cuando una plantación sufre daños totales. Alejandrina Alcívar aseguró que el tema de los seguros ha sido planteado al Banco de Fomento para que, antes de otorgar un crédito, lo solicite a los agricultores, aunque al final los productores deciden.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala