Actualizado hace: 40 minutos
Editorial
Municipios deben actualizar sus registros

La actualización de registros de propiedades, bienes, locales comerciales y otras actividades de una ciudad es parte de la tarea municipal para garantizar un mejor desenvolvimiento local.

Miércoles 30 Mayo 2007 | 22:26

Si en una ciudad no se conoce, por ejemplo, cuántos locales comerciales existen, no se podrá tener claro cuánto se recauda en impuestos. Se podría fomentar, por ejemplo, prácticas fraudulentas como la evasión de los tributos y la desviación de lo que ya se ha recaudado. Es lo que ocurre con el comercio informal de Portoviejo. Según la municipalidad, se tiene registrado a 691 vendedores ubicados en el casco urbano. La cifra no se ha actualizado, evidentemente, porque deben ser más, según los cálculos hechos por ciudadanos que conocen del particular. Tampoco se los ha clasificado por la actividad que desempeñan. El hecho de no contar con registros actualizados no beneficia a los cabildos. Esa falta de organización permitió que hace dos años una buena parte de los tributos que se recaudaban en la calle Chile no ingresara a las arcas municipales. Se quedó, simplemente, en los bolsillos de quienes no reportaron las cifras ciertas. Eso fue, solamente, una parte del problema que se pudo descubrir. En el caso de las propiedades, también se requiere una revisión frecuente de los catastros para mejorar, también, los ingresos por impuestos prediales. Mientras los concejos y la iniciativa privada invierten recursos en obras de mejoramiento urbano, los bienes deben sufrir una revalorización que, a su vez, debe incidir en los avalúos municipales. Es responsabilidad de los administradores municipales propender a las mejoras de sus comunidades. Una de las formas de lograrlo es transparentando sus ingresos, partiendo del conocimiento cabal de los recursos que pudieran generar ingresos a sus arcas para, a su vez, invertirlos en obras.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala