Actualizado hace: 4 minutos
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec
De acuerdo con Ud. señor presidente
Childerico Cevallos

Es verdad. Nadie, por muy pintado que se crea, puede jugar con el honor de las personas, cualquiera que ésta sea en la escala de la desigual sociedad ecuatoriana.

Domingo 27 Mayo 2007 | 20:12

Por eso Ud. tiene, como ciudadano y mandatario, derecho a reclamar respeto a su dignidad, a su honor, a su honra y a la de la majestad de mandatario que ostenta. Eso, señor presidente, está establecido en las leyes ecuatorianas desde hace algún rato, probablemente desde antes que Ud. naciera, por lo que no es cosa nueva en el código penal ecuatoriano. Tan viejo que la figura que Ud. ha empleado para iniciar querella contra el director de la Hora ya es obsoleta y, más aun, derogada en otros países por eso, por desactualizada. Pero como está en vigencia en nuestro país, donde el desinterés de los legislativos y los judiciales tanto ha campeado como para que existan aun sanciones que se debe pagar en sucres a pesar que la dolarización prima desde el 2000, sus asesores la han revivido en la búsqueda quizá de mayores efectos a la queja presentada. Y está bien que lo haga por una publicación en la prensa, porque no está equivocado al manifestar que existe irresponsabilidad en el manejo de la información, precipitación en la búsqueda de la misma y, también , manipulación de ésta. Y está bien que motive a los ciudadanos todos a hacer uso de este derecho para que, cuando se sientan lesionados por alguna información publicada en medios escritos o difundidas por medios radiales o televisados, reaccionen en defensa de su honor. Y estamos de acuerdo porque, por si no se ha enterado, lo que Ud. arenga también es viejo, pues eso es lo que pregonan desde hace rato quienes hacen periodismo serio, objetivo, veraz y vertical; quienes hacen periodismo por convicción y no por figuración, y que por no ser improvisados no comulgan con el mercantilismo del mismo que en algún momento obliga a la genuflexión al mandatario de turno. Por eso es que, al igual que estamos de acuerdo con que Ud. demande respeto a sus derechos, señor presidente, me permito decirle que también estamos en desacuerdo con sus excesos en la manera y expresiones utilizadas en la defensa de esos, sus derechos. Porque para reclamar por su dignidad no debe atropellar la de otros; ni para defender su honor tiene que lesionar la de sus supuestos detractores; y si es para proclamar su honestidad no es necesario echar mano al lodo. Sólo hay que demostrarlo. Comprensible en un ciudadano común, pero no en un ciudadano presidente que es más mandatario que ciudadano, en el que tiene que destacar la tolerancia, la mesura, el equilibrio mental, con expresiones que deben llevar siempre el mensaje de la equidad requerida en quien conduce un país. Es que en él sus deberes crecen por sus obligaciones para con el pueblo, que espera de su gobierno eficiencia, ejecutividad, desarrollo, igualdad, prosperidad, en el ejercicio común de las libertades que brinda un estado de derecho, democrático, especialmente las de expresión y opinión, esencia del sentir popular. Presidente: de humanos es errar, de hombres rectificar.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala